Si bien el alcance de las consecuencias financieras que la pandemia del coronavirus aún están por verse, las pérdidas de empleos, los recortes salariales y otros detrimentos laborales ya afectan a muchas personas, lo que puede ejercer una presión significativa en las relaciones de pareja.

El modelo de respuesta de adaptación y ajuste familiar (FAAR, por sus siglas en inglés) plantea la posibilidad de adaptación positiva después de un factor estresante, sugiriendo que los individuos, las parejas y las familias pueden prosperar no sólo a pesar de los factores estresantes, sino gracias a ellos.

Adaptación positiva

Múltiples estudios han demostrado que los factores estresantes pueden actuar como catalizadores de un crecimiento positivo. Aunque el modelo FAAR fue construido originalmente para la adaptación a nivel familiar, se ha encontrado evidencia de adaptación positiva a nivel de pareja.

En un reciente estudio, un equipo de investigadores de la Universidad de Arizona, evaluó cómo el estrés financiero afecta a las parejas casadas y solteras de diferentes entornos socioeconómicos.

El respeto y apoyo mutuo, así como las muestras amor y afecto, fueron elementos cruciales que distinguieron a las parejas que lograron adaptarse positivamente al estrés financiero.

Los resultados de la investigación, que se realizó antes de la pandemia de COVID-19, sugieren que algunas parejas pueden estar mejor preparadas para manejar ese tipo de estrés que otras, y proporcionan información sobre lo que podría hacer que algunas parejas sean más resistentes a las presiones que supone el estrés financiero.

En un estudio realizado en el año 2018, el equipo se enfocó en las parejas casadas afectadas por el estrés financiero durante la recesión del 2008. En esa oportunidad encontró que algunas parejas informaron que sus relaciones se fortalecieron a pesar de los desafíos financieros que habían sufrido. Sin embargo, la mayoría de los participantes en ese estudio eran parejas casadas de raza blanca y de clase media o alta.

Una oportunidad para acercarse más

Para superar estas limitaciones, los investigadores se plantearon realizar un estudio para verificar si los hallazgos anteriores serían válidos para quienes el estrés financiero podría tener mayores riesgos: parejas solteras de bajos ingresos que esperan su primer hijo.

La mayoría de las parejas en el estudio eran afroamericanos de bajos ingresos que habían experimentado al menos uno de tres factores estresantes financieros en el año anterior: la imposibilidad de pagar el alquiler o una hipoteca en su totalidad, el cierre de sus servicios públicos o el desalojo.

Múltiples estudios han demostrado que los factores estresantes pueden actuar como catalizadores de un crecimiento positivo.

Consecuente al estudio de 2018, el equipo encontró que las relaciones más fuertes eran aquellas en las que las parejas practicaban “comportamientos de mantenimiento de relaciones”, incluyendo el respeto recíproco, estar allí el uno para el otro y mostrar amor y afecto mutuo.

Respecto los resultados del estudio, la investigadora Ashely B. LeBaron, académica en la Facultad de Ciencias para la Familia de la Universidad de Arizona y autora principal del estudio comentó:

“Un gran mensaje para llevar a casa es la importancia de estos comportamientos de mantenimiento de relaciones, especialmente cuando estás experimentando estrés financiero. Es difícil recordar hacer eso cuando estás en medio de un estrés financiero. Pero asegurarte de que tu pareja sepa que estás ahí, y hacer cosas que muestren amor y afecto es realmente importante”.

De acuerdo al estudio, practicar comportamientos de mantenimiento de relaciones puede ser muy útil para cualquier pareja, independientemente de su estado civil y situación financiera. Además, los investigadores señalan la posibilidad cierta de que algunas relaciones románticas se fortalecen no solo a pesar de los desafíos financieros, sino también debido a ellos.

Finalmente, puntualizan los autores, si las parejas usan ese estrés como un catalizador para hacer cambios positivos en la relación, puede ser una oportunidad para acercarse más, en lugar de ser un factor que los separe.

Referencia: Financial Stressors as Catalysts for Relational Growth: Bonadaptation Among Lower-Income, Unmarried Couples. Journal of Family and Economic Issues, 2020. https://doi.org/10.1007/s10834-020-09666-z