Muchas personas dicen concentrarse mejor en sus tareas o trabajo si colocan un poco de música de su agrado, sin embargo, esto no aplica para todos. Algunos, en lugar de enfocarse en su objetivo, pueden terminar más distraídos que en silencio. ¿Pero qué está detrás de esto?

Jack Aiello , profesor de psicología en la Universidad de Rutgers, ha concedido una explicación en la que intervienen tanto el tipo de tarea, el tipo de música y la personalidad individual de quien la escucha.

La música puede influir en la capacidad de realizar tareas

Para quienes aún tengan duda de ello, la música, independientemente de su complejidad o volumen, puede afectar la capacidad de una persona de realizar una tarea compleja que requiera análisis o que implique la resolución de problemas.

“Las tareas exigentes requieren más capacidad mental”, dice Aiello. “Por lo tanto, escuchar música puede sobreestimular nuestros recursos mentales y distraernos cuando estamos abrumados”.

En cambio, cosas más simples como ingresar datos o clasificar correo electrónicos, que no requieren tanta concentración y generalmente subutilizan los recursos de atención de una persona, pueden realizarse fácilmente escuchando música. El sonido puede mejorar nuestro rendimiento en estas actividades que ya que solo ocupa el espacio sobrante de atención.

¿Influye el tipo de música?

Aiello explica que escuchar música compleja mientras trabajamos en una tarea simple sí puede mejorar nuestro desempeño, sea cual sea nuestra personalidad, ya que proporcionan suficiente distracción (o le dedicamos suficiente atención) para evitar que nuestra mente divague. Esto se traduce en un mayor enfoque y rendimiento durante la misma.

¿Qué papel juega la personalidad en la distracción con la música?

A pesar de que la música puede ser sumamente útil para no desconcentrarnos en el desarrollo de nuestras actividades, hay algo que no debemos pasar por alto: la influencia de nuestra personalidad.

Y es que cada cabeza es un mundo, y algunas personas no disfrutan hacer las mismas cosas que otras, y algunas son más propensas al aburrimiento que otras. “Las personas propensas al aburrimiento tienden a prestar mayor atención a las imágenes y los sonidos que ocurren a su alrededor”, por lo que la música puede ser un arma de doble filo.

En cambio, las personas que son menos propensas al aburrimiento pueden tener un mejor desempeño tareas más simples mientras escuchan música compleja sin terminar divagando.

Trabajar escuchando música, ¿sí o no?

Esto nos lleva a una pregunta concreta para poder salir de dudas en estos tiempos de distanciamiento y de trabajo en casa debido a la pandemia de COVID-19. ¿Debemos o no escuchar música mientras trabajamos?

La repuesta del profesor es que puede ser útil poner algo de música cuando trabajas en algo que encuentras relativamente sencillo y repetitivo, además de que podría hacerlo más divertido. Sin embargo, todo depende de la personalidad de cada persona. La música puede ser contraproducente en tareas que requieren toda nuestra atención, por lo que los que tengan que redactar o resolver problemas, quizás prefieran el silencio.

Referencia:

Can Music Distract Us While We Work From Home? https://www.rutgers.edu/news/can-music-distract-us-while-we-work-home