En medio del avance indetenible de la pandemia del coronavirus, muchos países del mundo optaron por seguir el ejemplo de Wuhan: implementar fuertes medidas de restricción a la movilidad, suspender todas las actividades no esenciales y aplicar el distanciamiento social.

Aunque algunas personas ciertamente señalan que el efecto de estas medidas de contención de la propagación del coronavirus genera profundos estragos económicos y sociales, este daño se ve compensado por el número de vidas salvadas.

Limitar la mortalidad

El coronavirus, que provoca la enfermedad COVID-19, tiene el potencial de afectar a muchas personas. El virus es altamente contagioso y tiene una tasa de mortalidad significativa. La gran cantidad de personas afectadas compromete la capacidad de atención de los centros hospitalarios, que en muchas localidades se ven abrumados e incapaces de brindar asistencia a todas las personas infectadas, lo que resulta en muertes evitables.

Los expertos estiman que el distanciamiento social, conjuntamente a otras intervenciones, han salvado la vida a cerca de 8 millones de personas, la mayor parte de ellas en China.

Actualmente no existe un tratamiento o vacuna eficaz, por lo que las intervenciones no farmacéuticas son la única herramienta disponible para afrontar los efectos de la pandemia.

La pronta adopción y el mantenimiento de estas medidas, como el distanciamiento social, el aislamiento de casos, confinamiento en los hogares y el uso de equipo de protección, pueden efectivamente retrasar la transmisión y limitar la mortalidad.

En este sentido, un análisis realizado por investigadores del proyecto internacional Covid Compass, reveló que los sacrificios y el esfuerzo que ha significado para las autoridades y población mundial asumir las medidas de contención no han sido en vano.

Vidas salvadas

Los expertos estiman que el distanciamiento social, conjuntamente a otras intervenciones, han salvado la vida a cerca de 8 millones de personas, la mayor parte de ellas en China. Aunque el efecto positivo de las medidas en otros países es menor, no deja de ser muy significativo.

Aunque algunos señalan el costo económico y social de estas medidas, el daño se ve compensado por el número de vidas salvadas.

Las estimaciones revelan que para mediados de abril las medidas de contención han salvado la vida de 73.000 personas en España, 155.000 en Italia, 71.000 en Francia, 30.000 en Alemania y la misma cifra en Reino Unido, así como 124.000 en Corea del Sur y 65.000 en Estados Unidos.

Los hallazgos se basaron en datos sobre el número de muertes diario por países compilados por la Universidad Johns Hopkins y el New York Times, junto con datos demográficos de las Naciones Unidas.

Esta información puede ayudar a las autoridades a desarrollar políticas y medidas para enfrentarse a la pandemia y reanudar la actividad normal. No obstante, los investigadores señalan que las medidas de contención seguirán siendo necesarias mientras no esté disponible un tratamiento eficaz para atender los casos y una vacuna que prevenga la infección.

Referencia: Nearly 8 Million Lives Spared Worldwide By Social Distancing. Covid Compass, 2020. https://covidcompass.org/8-million/