Meses atrás, algunos expertos sugirieron que los empaques de la sal de mesa debería traer advertencias sobre los riesgos del consumo de excesivo, a fin de alertar al público sobre ello, tal como se hace con los empaques del tabaco.

Y es que este ingrediente, a pesar de dar un sabor exquisito a las comidas y de ser útil para ciertas funciones en nuestro organismo, debe tomarse con mucha precaución para evitar efectos adversos a largo plazo. De hecho, algunos han sugerido reemplazarla para lograr este cometido.

Siguiendo esta idea, una investigación publicada en British Medical Journal informa que una intervención nacional dirigida a reemplazar la sal doméstica regular con sustitutos de sal enriquecida con potasio en China podría prevenir casi medio millón de muertes por causas cardiovasculares cada año.

Sustituir sodio por potasio

Los investigadores encontraron que los efectos de la sustitución de la sal y la consecuente prevención de la presión arterial elevada podría prevenir alrededor de 460,000 muertes por enfermedades cardiovasculares (ECV) cada año. Esto incluye las 208,000 muertes debido a un derrame cerebral y las 175,000 vinculadas a enfermedades del corazón.

Pero no solo se evitarían muertes, sino también 743,000 eventos de ECV no fatales cada año, incluyendo 365,000 derrames cerebrales y 147,000 ataques cardíacos. Además, se reducirían las tasas de enfermedad renal crónica (ERC) en alrededor de 120,000 cada año.

El Dr. Jason Wu, Director de Ciencia de Nutrición del Programa en el Instituto George, y también coautor del estudio, explicó que la sustitución podría incluir una sal enriquecida con potasio. Esta propuesta podría combinar los efectos reductores de la presión arterial de la reducción de sodio y el aumento de la ingesta de potasio ya que:

“Si bien la ingesta de potasio en China es baja, la ingesta de sodio está muy por encima de los niveles recomendados, principalmente provenientes de la sal utilizada en el hogar, en la cocina o en la mesa”.

Beneficios que superan los riesgos en personas con ERC

Sin embargo, los investigadores no dieron por sentado que una alternativa era mejor que la otra. Para confirmar los beneficios de la sustitución de sodio por potasio, enfocaron una gran parte del estudio en examinar el efecto de la reducción de la presión arterial sobre el riesgo de la ERC asociado al aumento de la ingesta de potasio.

Y según Matti Marklund, Ph.D., ahora profesor asistente de investigación en la Facultad de Ciencias y Políticas de Nutrición de Friedman en la Universidad de Tufts y autor principal del estudio, los beneficios superan los daños, sobre todo considerando que en China la mayoría de las personas con ERC desconocen su condición.

“Nuestro estudio de modelos sugiere que con este tipo de intervención, los beneficios superan en gran medida los daños en la población general. De hecho, incluso entre las personas con ERC, hay beneficios netos sustanciales”.

La sustitución del consumo de sodio por potasio podría prevenir alrededor de 32,000 muertes por ECV entre un estimado de 17.2 millones de personas con ERC. Si a esto restamos las 11,000 muertes adicionales por ECV que podrían causar los altos niveles de potasio en la sangre, resulta un estimado de 21,000 muertes evitadas en general.

Una estrategia con potencial de salvar muchas vidas

Como muchos saben, comer demasiada sal aumenta la presión arterial, uno de los factores de riesgo más influyentes sobre la muerte prematura causada por accidente cerebrovascular o enfermedad cardíaca.

Solo en China, la ingesta de sodio es más del doble del límite recomendado por la Organización Mundial de la Salud (OMS), por lo que no es de extrañar que casi la mitad de los chinos entre 35 y 75 años sufran de presión arterial alta. De hecho, casi el 30 por ciento de los accidentes cerebrovasculares fatales en los chinos menores de 70 años están relacionados con el consumo elevado de sodio.

Por lo que la propuesta de Wu de sustituir la sal promete mucho en lo referente al objetivo de reducir la presión arterial y las enfermedades derivadas en China, donde solo en 2015 más de dos millones de muertes se atribuyeron a este factor.

Referencia:

Estimated population wide benefits and risks in China of lowering sodium through potassium enriched salt substitution: modelling study. https://www.bmj.com/content/369/bmj.m824