El periodo postparto puede ser uno de los más significativos en la vida de una madre primeriza. Durante este, tiene la posibilidad de comenzar a experimentar lo que será su nueva realidad. Asimismo, incluso para aquellas que no están teniendo en bebé por primera vez, este implica un momento de adaptación que es “único” cada vez.

Conscientes de esto, y buscando aumentar sus conocimientos en el área para ofrecer mejores directrices en ella, la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha realizado un estudio que recientemente publicó en la revista virtual PLOS One.

La investigación consistió en una revisión de estudios anteriores que incluyeran relatos de primera mano de las madres sobre sus experiencias después del parto. Luego de un proceso de selección, se tomaron en cuenta 36 documentos, provenientes de 15 países distintos y publicados entre 2003 y 2019.

Estos son los elementos de un periodo postparto positivo

La OMS considera que el periodo postparto o postnatal de una madre empieza inmediatamente después de que esta da a luz. Asimismo, según esta, el periodo se extiende por 42 días (6 semanas) después del nacimiento del bebé.

Luego de su investigación, la OMS logró determinar una serie de temas comunes que se mostraron en las experiencias positivas de las madres durante este periodo de tiempo. En todos ellos, uno de los protagonistas fue el apoyo.

Viniera de parte de su pareja, la familia, los amigos, los centros de salud o la sociedad, el apoyo fue un punto vital para el desarrollo de una experiencia postnatal sana. De este surge la posibilidad de llevar a cabo los siguientes procesos.

Adaptación a la nueva identidad

Uno de los primeros puntos por los que pasan las madres en un periodo postnatal es adaptarse a su nuevo rol –sobre todo si se trata de una madre primeriza. Junto con esta nueva faceta de su vida, y con esta recién adquirida identidad, vienen nuevas responsabilidades que se deben cumplir. El poder aceptar esto y adaptarse el cambio es vital para poder tener una buena experiencia.

Desarrollo de confianza en las propias habilidades maternales

Seguidamente, además de aceptar las nuevas responsabilidades, la madre también comenzará a entender que posee las herramientas necesarias para cumplir con ellas. En pocas palabras, durante este periodo es necesario que esta desarrolle confianza tanto en sí misma como en sus habilidades para cuidar de la nueva viva que ha traído al mundo.

Superación de los obstáculos físicos y emocionales

El periodo postparto puede llegar a ser muy complejo, las hormonas del embarazo suelen quedarse en el organismo por un tiempo y este aún se encuentra agotado por el alumbramiento. Por lo que, la mujer puede encontrarse en un periodo de vulnerabilidad que podrá superar gracias al apoyo de su entorno y la creación de espacios donde se sienta segura.

Aceptar cambios en las dinámicas con las relaciones cercanas

Tener un hijo es un hecho que cambia la vida y también la forma en la que los padres se relacionarán con su entorno. Muchas veces las salidas que antes eran comunes con la pareja o los amigos se volverán más escasas o cambiarán de ubicación para cumplir con la nueva responsabilidad de cuidar un niño. Aceptar esta nueva realidad y que se trata de un proceso normal también es un hecho que contribuye al disfrute de un periodo postparto positivo.

Crecimiento personal

Finalmente, todo lo anterior podría resumirse en un gran proceso de crecimiento personal. Durante este, la mujer acepta su maternidad y las dinámicas que ella implica. Asimismo, también descubre la faceta de paternidad de su pareja y aprende a manejarse con ella justo como con la propia.

Luego de todo esto, en unas breves 6 semanas, la mentalidad de la mujer ya no es la misma. En caso de que el proceso haya sido positivo, estará llena de una nueva seguridad y también de la determinación necesaria para vivir su maternidad y todo lo que esta involucra.

¿Qué se puede hacer con esta nueva información?

Para la OMS todos estos son datos valiosos con los que puede trabajar en mejorar las directrices que ofrece al mundo sobre este tema. Todo esto gracias a que se tiene una nueva perspectiva sobre las necesidades emocionales de las nuevas madres en el crucial periodo postparto.

Por ejemplo, podría diseñar recomendaciones más claras no solo para los sistemas de salud, sino para los círculos de apoyo de la madre fuera del hospital. Con esto, no solo podrán ayudar a que las madres aprecien de forma positiva el proceso de la maternidad, sino que se le estará garantizando a los recién nacidos un entorno más seguro y sano en el que crecer.

Algunas limitaciones de la investigación

De entre los 36 estudios que se tomaron en cuenta para llegar a estas conclusiones, solo 3 pertenecían a países con pocos ingresos. Asimismo, ninguno correspondía a áreas rurales, ya que todos se habían realizado en entornos urbanos.

Por lo que, es necesario tener en cuenta que este par de variables no han sido estudiadas adecuadamente aún y que, por ende, las necesidades comunes en estas zonas podrían diferir de las presentadas por la OMS. Debido a esto, en un futuro, será necesario continuar con las investigaciones para profundizar en estas aristas que para este caso no fueron tan tomadas en cuenta.

Referencia:

What matters to women in the postnatal period: A meta-synthesis of qualitative studies: https://doi.org/10.1371/journal.pone.0231415