La crisis sanitaria que viven distintos países en el mundo a causa del COVID-19 ha hecho que muchos implementos médicos escaseen. Entre ellos, unos de los elementos que se han vuelto más necesarios y preocupantes son los respiradores.

Estas máquinas son las encargadas de dar respiración asistida a los pacientes con dificultades respiratorias severas. Por lo que, su falta indica una carencia seria de los centros de salud en cuanto a equipo para atender a quienes presenten estos problemas.

El número excesivo de casos del COVID-19 ha hecho imposible cubrir esas demandas con las existencias actuales en países como España. Afortunadamente, iniciativas como Andalucía Respira no se hicieron esperar.

Este es un proyecto colaborativo entre miembros de instituciones como el Hospital Regional Universitario de Málaga, el Hospital Universitario Virgen de la Victoria de Málaga, el Hospital Universitario de Salamanca, el Hospital Regional de Málaga Emilio Curiel y la Universidad de Málaga (UMA). Todos estos se han dedicado a colabolar en la fabricación de un prototipo de respirador que pueda ser usado rápidamente en estos tiempos de crisis.

Asimismo, han participado en construcción grupos como IBIMA y SCReN. Por si fuera poco, muchas de las partes y presupuestos para este fueron donaciones de parte de conocidas empresas españolas entre las que se encuentran Veolia, CATS y Dekra.

Finalmente, la autorización ha llegado

Específicamente, este proyecto estuvo bajo el cargo del Grupo de Investigación de Robótica Médica de la UMA. En tan solo 20 días el prototipo pasó de ser una idea a una realidad y llegó a manos de la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS).

Esta se encargó de hacer las respectivas evaluaciones al modelo del respirador. Y, luego de determinar que el prototipo cumplía con todos los requisitos, autorizó su reproducción en toda España. Ha sido el quinto modelo de “Andalucía Respira”, el nombre del prototipo, el que se ha convertido en el diseño vencedor y ya se encuentra en construcción. De este modo, los trabajadores de la salud en las unidades de cuidados intensivos podrán contar con una nueva posibilidad gracias a la que dar una atención médica completa a sus pacientes.

Un prototipo de bajo costo y rápida reproducción

Uno de los motivos por lo que este prototipo y no otros han captado la atención del público tiene que ver con su factibilidad. Este equipo usa partes de bajo costo de equipos como los aires acondicionados y de elementos también de la fabricación de neumáticos. Además de esto, el prototipo no se maneja con ninguna pieza móvil, lo que lo hace mucho más estable y menos propenso a fallas mecánicas.

El prototipo tuvo que superar variadas pruebas para ser aceptado

Antes de que la AEMPS diera el visto bueno, el respirador, Andalucía Respira, fue sometido a un gran número de evaluaciones para comprobar su desempeño. Por ejemplo, una de las más recientes y notorias tuvo que ver con su electromagnetismo. Era imperante determinar si el que este poseía podía ser un riesgo para el paciente u otros equipos que se encuentran en la unidad de cuidados intensivos.

Seguidamente, se probó por 48 horas seguidas la capacidad de su fuente de alimentación ininterrumpida (UPS, por sus siglas en inglés). Esto último con la intención de determinar qué tan bueno era el equipo para soportar cambios repentinos en el voltaje como bajas o sobrecargas de energía.

En ambos casos, las revisiones se realizaron en presencia de una tercera entidad, en este caso una empresa, dedicada a ser la certificadora del proceso. Afortunadamente, ambos experimentos resultaron positivos, con el aparato continuando su funcionamiento establemente y sin interrumpir el funcionamiento de ningún otro elemento dentro de la unidad de cuidados intensivos.

Sumadas a estas pruebas, se realizaron otras evaluaciones para conocer el desempeño médico de los equipos. La primera se llevó a cabo con un pulmón artificial, tras su éxito, la segunda se ejecutó en un modelo animal.

Finalmente, el respirador se probó en dos pacientes humanos entre el 30 de marzo y el 2 de abril de este año. Nuevamente, los resultados de las pruebas fueron satisfactorios y la abrieron las puertas al proyecto de Andalucía Respira para comenzar la reproducción del prototipo.

La reproducción del equipo no se hace esperar

Como lo mencionamos más arriba, en estos momentos, la construcción en masa de estos equipos ya ha iniciado. En el proceso participarán variadas empresas de Sevilla, Jaén y Cádiz y Málaga. El proceso de fabricación promedio de estos equipos es de 2 horas por cada uno. Asimismo, se estima que se podrán producir al menos 50 por semana en esta etapa inicial.