La crisis sanitaria y económica que está experimentando la humanidad desde hace varios meses ha cancelado las concentraciones de personas en diferentes partes del mundo a fin de evitar la propagación de un virus, que imperceptible a los ojos humanos, ha causado cientos de miles de muertes hasta el día de hoy.

Sin embargo, esta pandemia también ha sido un intenso estímulo de reflexión para la humanidad. Hemos visto que, sin nuestra presencia masiva, la naturaleza poco a poco ha ido reclamando territorios y, cómo no, nuestro planeta ha tenido un respiro de emisiones contaminantes.

Como indicamos en un artículo previo sobre el impacto ambiental que ha tenido la propagación del coronavirus, se estima que la reducción global de las emisiones se reduzca en un 5,5 por ciento este año, lo cual sería una gran hazaña considerando los resultados absurdos obtenidos hasta ahora.

Es por ello, aunque este año las calles estén prácticamente vacías y los humanos, responsables de un daño sin precedentes a su hogar natural, se mantengan en sus refugios para protegerse, el Día de la Tierra no puede pasar desapercibido.

La historia del Día de la Tierra

El inicio de la Revolución Industrial siglos atrás dio lugar a importantes avances tecnológicos y económicos que han facilitado muchos procesos antes imposibles para las personas, como cruzar continentes en cuestión de horas.

Sin embargo, también trajo consecuencias muy negativas sobre nuestro planeta que, a pesar de ser motivo de preocupación desde hace varias décadas, aún no están ni cerca de solucionarse.

Desde la década de los 60 se dieron a conocer ciertos esfuerzos para crear conciencia respecto a la importancia del cuidado de nuestro planeta. Para 1968, Morton Hilbert y el U.S. Public Health Service (Servicio de Salud Pública de EE.UU.), organizaron el Simposio de Ecología Humana.

El evento permitió que los estudiantes escucharan de parte de los científicos las preocupaciones sobre el deterioro ambiental y sus efectos sobre la salud humana. Este constituyó el primer antecedente del Día de la Tierra, el cual fue planificado a partir de entonces.

El primer Día de la Tierra

La primera manifestación para conmemorar el Día de la Tierra tuvo lugar el 22 de abril de 1970, y fue promovida por el senador y activista ambiental Gaylord Nelson, quien abogaba entonces por la creación de una agencia ambiental.

La convocatoria fue bien recibida por la población estudiantil de diferentes niveles y otras comunidades variadas. Participaron 2,000 universidades, 10,000 escuelas primarias y secundarias, lo cual supuso un éxito considerando que Nelson escogió esta fecha de manera estratégica para maximizar la participación de la juventud y los profesores.

Los estudiantes de Nuevo México firmaron un globo de plástico y marcharon a Albuquerque para dar a conocer su desacuerdo con los senadores estatales, los cuales se oponían a la implementación de una ley contra la contaminación.

Una reunión diversa y pacífica

Pero la asistencia no fue solo académica, sino que reunió vas multitudes de jóvenes, ancianos, hippies, homosexuales, rebeldes y cualquier variedad de personas de todos los ámbitos y tendencias de la época.

Tal como indica The Guardian, citando a un artículo de 1970 que relata de manera muy poética los acontecimientos de la primera manifestación:

“Pero de cerca eran homosexuales y relajados, deambulando por las carreteras libres de tráfico como si algún bendito Newton o Paul Ehrlich hubiera producido una cura milagrosa para los hidrocarburos clorados que amenazan con envenenar la tierra y los océanos en la próxima década. Fue un día de advertencia, pero se llevó a cabo como un día de acción de gracias. En ninguna parte hubo violencia reportada”.

Logros posteriores

Esta constituyó la primera manifestación masiva que dejó evidencia de la conciencia y preocupación que existía entre los humanos respecto a la contaminación ambiental. Y el efecto fue casi inmediato: el gobierno de los Estados Unidos creó la Environmental Protection Agency (Agencia de Protección Ambiental) así como una serie de leyes destinadas a la protección del medio ambiente.

Y aunque 50 años después nuestro planeta sigue contaminado a causa de la irresponsabilidad humana, esta pandemia ha permitido hacer una pausa que podría generar cambios importantes en un futuro no muy lejano.

Referencia:

The first Earth Day – archive, April 1970. https://www.theguardian.com/environment/from-the-archive-blog/2020/apr/22/the-first-earth-day-april-1970