Uno de los tratamientos con los que más se ha experimentado para determinar es eficaz para el COVID-19 ha sido la hidroxicloroquina, una medicamento empleado comúnmente para atender a los pacientes con malaria.

Sin embargo, un estudio publicado en la revista Journal of Zhejiang University a finales de marzo reveló que no había efectos positivos adicionales en la implementación del tratamiento antipalúdico en comparación con el tratamiento estándar.

Estos resultados han sido corroborados por un nuevo estudio publicado en un sitio en línea para investigadores, el cual además sugiere que la implementación de este medicamento puede tener efectos adversos sobre los pacientes.

La investigación, financiada por subvenciones de los Institutos Nacionales de Salud y la Universidad de Virginia, ha sido enviada al New England Journal of Medicine, pero aún no ha sido revisada por otros científicos.

Un remedio que podría ser peor que la enfermedad

Los investigadores trabajaron con los registros médicos de 368 veteranos varones diagnosticados con COVID-19 y hospitalizados en los centros médicos de la Administración de Salud de Veteranos. Entre ellos, algunos recibieron el tratamiento de hidroxicloroquina más la atención habitual, otros hidroxicloroquina más el antibiótico azitromicina, mientras que otros solo recibieron la atención estándar.

Pero analizando los datos, descubrieron que 28 por ciento de los que recibieron el tratamiento con hidroxicloroquina más atención habitual murieron, mientras que de los que recibieron el tratamiento estándar solo el 11 por ciento murió. Ni siquiera hubo indicio de que su utilización hiciera alguna diferencia en la necesidad de usar una ventilador mecánico para apoyar a los pacientes.

Los investigadores también observaron que alrededor del 22 por ciento de los que recibieron el medicamento antipalúdico más azitromicina también murieron. Sin embargo, las diferencias entre este grupo en particular y los que recibieron atención habitual no fueron tan significativas como para descartar otros factores que podrían haber afectado la supervivencia.

¿La hidroxicloroquina daña los órganos?

Pese a que el estudio no incluyó el rastreo de efectos secundarios relacionados con el hidroxicloroquina, informaron indicios de que la hidroxicloroquina podría haber causado daños a ciertos órganos.

No se trata de nada nuevo ya que desde hace tiempo se sabe que el medicamento puede tener efectos secundarios potencialmente graves como la de los latidos del corazón a tal punto de provocar la muerte súbita. De hecho, a mediados de abril se suspendió un estudio brasilero con dosis altas del mismo ya que se registraron complicaciones cardíacas significativas en algunos pacientes.

De hecho, muchos médicos han desconfiado de la droga como tratamiento contra el COVID-19, una enfermedad nueva que ha sido muy difícil de abordar, sobre todo en pacientes con afecciones preexistentes. Sin embargo, el interés en ella aumentó tras la recomendación del presidente Donald Trump quien la calificó como un regalo de Dios en su momento. Por el momento, la evidencia de su eficacia y seguridad en este contexto en particular sigue siendo poco convincente.

Referencia:

Outcomes of hydroxychloroquine usage in United States veterans hospitalized with Covid-19. https://www.medrxiv.org/content/10.1101/2020.04.16.20065920v1.full.pdf