La polución ha aumentado significativamente en el mundo en las últimas décadas. A medida que la sociedad avanza y, paralelamente, la cantidad de contaminación que genera aumenta.

Con más frecuencia estamos viendo el efecto de nuestras acciones sobre la naturaleza y, ahora, también podemos comenzar a notar las consecuencias sobre nuestra propia salud. Problemas como la contaminación del aire pueden derivarse en una gran variedad de enfermedades y problemas respiratorios.

Una reciente investigación publicada en Science of the Total Environment ha estudiado justamente la calidad del aire en las zonas educativas y sus alrededores. De este modo, han podido descubrir que los niños son uno de los grupos que más podrían verse expuestos a los efectos de la polución.

La investigación tuvo como meta descubrir qué áreas de las escuelas podrían estar más afectadas por esta y el motivo por el que se encontraban afectadas. Para poder llevarla a cabo, la Universidad de Surrey y el Global Centre for Clean Air Research (GCARE) hicieron equipo con la comunidad de Guildford, en Inglaterra, para estudiar de primera mano el ambiente al que los estudiantes se veían expuestos al asistir a clases.

Lo que se observó durante el estudio

Todo el proceso de recolección de datos tuvo lugar en una escuela de la zona con un poco más de 400 alumnos. El estudio consistió en medir la cantidad de partículas finas (PM2.5) y gruesas que se podían encontrar en el aire.

Con esto como meta, se colocaron varios medidores en toda la escuela. Algunos se ubicaban en la entrada, conde los padres dejaban y recogían a sus hijos. Luego, otros sensores se colocaron en áreas claves el patio de recreo y un salón de clases cercano a la entrada.

Con esto, se midió la calidad del aire durante dos periodos. El primero correspondía con el de la mañana, cuando los alunmos estaban llegando y la escuela iniciaba sus actividades, este comprendía entre las 7:30 y las 9:30 am. Luego, la segunda medición tuvo lugar por la tarde, entre las 2 y las 4 pm, cuando las clases estaban llegando a su fin.

Los niños respiran aire tres veces más contaminado por las mañanas

El primer y más notorio resultado que los investigadores pudieron notar fue que la concentración PM2.5 durante las horas de la mañana era significativamente más alta que durante otras horas del día. El momento en el que los vehículos de los padres dejando a sus hijos se alineaban frente a la escuela, mostró tener el pico más alto de polución durante el día.

Con exactitud, la concentración de PM2.5 fue tres veces más alta que durante el periodo de la tarde. Durante el cual, aunque también se registró un aumento en la polución con respecto a las horas regulares de clases, no fue tan notorio con el periodo mañanero.

¿Por qué la contaminación es más intensa durante el ingreso de los estudiantes?

Mucho de esto estuvo directamente relacionado con la circulación de vehículos alrededor de la escuela. En la mañana, los estudiantes llegan a la misma hora y muchos son trasladados hasta la puerta por sus padres o transportes escolares.

Por otra parte, en la tarde la concentración vehicular disminuye. Por ejemplo, algunos alumnos se encontraban con sus padres en otros estacionamientos más alejados de la escuela para el regreso a casa.

Asimismo, muchos otros permanecieron en la escuela por actividades extra. Lo que terminó por hacer que la cantidad de autos cerca de las instalaciones de la institución disminuyera con relación a la de la mañana.

La dependencia de ventilación natural aumenta el aire contaminado en los salones

El frente de la escuela no fue el único en mostrar aumentos en el PM2.5. De hecho, los salones más cercanos a la entrada también presentaron el mismo problema. Nuevamente, en ellos se notó que se repetía la tendencia a una cantidad más alta de polución durante las horas matutinas.

Sin embargo, es claro que los autos no pasaron cerca de estas áreas. En estos casos, se observó que la contaminación del aire en los salones tuvo que ver con sus sistemas de ventilación. Estos, en lugar de ser internos, dependían de ventanales que permitían la entrada del aire del exterior a las instalaciones, sin ningún tipo de filtro.

Los patios de recreo no son la excepción a este problema

La tendencia se repitió en el patio de recreo de la escuela. Allí, en horas cruciales como la entrada y la salida, la cantidad de polución fue más alta que durante los periodos de clases.

No obstante, esta también se relacionó con la cantidad de autos que transitaban la calle cercana al patio. Por lo general, las escuelas suelen tener esta disposición espacial en la que los espacios recreativos se encuentran relativamente cerca de las calles de tránsito común. Por lo que, se pudo tener como conclusión que las altas concentraciones de aire contaminado no eran solo un problema para la escuela investigada.

La recomendación de los expertos

Con todo esto, ha quedado más que claro que el tránsito vehicular está estrechamente relacionado con los altos niveles de contaminación en los ambientes escolares. Por lo que, una de las primeras propuestas de los investigadores ha sido que se creen horarios de restricción de tránsito en zonas cercanas a las escuelas. Pero, es claro que ello puede llegar a ser complicado al considerar los propios horarios escolares.

Por lo que, como una alternativa, también promueven la posibilidad de crear puntos de entrega un poco más alejados de las instalaciones de los colegios. La condición para ello es que estos deben ser seguros y accesibles tanto para los padres como para los estudiantes. Con una acción como esta, los niveles de polución en áreas como la entrada y los salones aledaños disminuirían significativamente.

Por otra parte, este no sería el caso en los patios, que reciben los niveles de polución del tráfico que los circunda. Para estas situaciones, una alternativa podría ser crear barreras naturales con árboles o arbustos que pudieran actuar como un “filtro” para el aire contaminado que proviene de las calles y llega hasta el patio de recreo.

En la actualidad, la comunidad bretona está dispuesta implementar estos cambios como una prueba para proteger la salud de sus niños. Posiblemente, si estos dan resultados positivos, otras áreas aledañas puedan comenzar a seguir sus pasos.

Referencia:

A primary school driven initiative to influence commuting style for dropping-off and picking-up of pupils: https://doi.org/10.1016/j.scitotenv.2020.138360