El coronavirus ha logrado abrirse camino alrededor de todo el mundo. En la actualidad, a pesar de que Estados Unidos es el país más afectado por la pandemia, la región que más casos acumulados presenta es Europa.

Allí varios países como Italia y España ya se enfrentan a fuertes crisis mientras que otras naciones como Francia e Inglaterra luchan por no caer en ellas. Sin embargo, los brotes en todas estas han sido difíciles de controlar a pesar de las medidas de cuarentena.

En el caso particular de Inglaterra, esta dificultad podría deberse a varios eventos que ocurrieron justo antes de que los brotes se volvieran una preocupación mundial. Según cómo se desarrollaron los eventos, los científicos ahora consideran que el último partido que se jugó entre Liverpool y el Atlético de Madrid pudo haber fomentado el contagio del COVID-19 en el pueblo bretón.

Al menos 3.000 fanáticos salieron de Madrid en medio del cierre parcial

El partido se dio en territorio inglés, por lo que, si los madrileños querían ver el partido en vivo, debían trasladarse hasta este. En su momento, Madrid ya se encontraba fuertemente azotada por el virus y se encontraba bajo un cierre parcial.

Aun así, se les ofreció un permiso oficial a los fanáticos del fútbol para que pudieran salir del país para ver el partido entre estos dos equipos. Este se llevó a cabo el 11 de marzo de este año y atrajo a por lo menos 3.000 fanáticos oriundos de Madrid.

¿Debió haber sido un partido a puerta cerrada?

Para cuando esto se dio, los partidos de fútbol aún no eran vistos como una fuente de preocupación. Por lo que, no se consideraba que ellos pudieran promover el contagio del coronavirus.

Con lo que conocemos ahora, es más que claro que cualquier tipo de reunión masiva como esta representa un riesgo para la seguridad y salud de los asistentes. Pero, para entonces esto no se trataba de una consideración que estuviera en la mente de los gobernantes de ninguna de las ciudades.

Ahora, Matthew Ashton, el director de salud pública del ayuntamiento de Liverpool, sí ha reconocido que debieron haber tomado en su momento la decisión de simplemente cancelar el partido. Asimismo, en la otra cara de la moneda José Luis Martínez-Almeida, el alcalde de Madrid, admitió que dejar asistir a los fanáticos había sido un error.

Esto último se nota sobre todo cuando notamos que una de las ligas más reconocidas e importantes de toda España, La Liga, tomó en esa misma época la decisión de celebrar todos sus partidos a puerta cerrada, por precaución. Tal vez si las mismas medidas se hubieran tomado de parte de la UEFA Champions League, la historia ahora sería diferente para al menos una de estas ciudades.

Un mal par

Además de la celebración del partido, en esa misma semana se celebró el Festival de Cheltenham, a pesar de las críticas del público. A este asistieron un mínimo de 250.000 personas, entre las que se encontraba el propio Primer Ministro de Inglaterra, Boris Johnson. Antes de este par de eventos, el conteo de contagios en Liverpool apenas llegaba a los 6 casos. Ahora los fallecidos se cuentan por centenas al llegar la cifra de estos a 246 individuos.

Esto es una posibilidad, pero no ha sido comprobado

Angela McLean, subdirectora científica adjunta del gobierno bretón, comentó recientemente en la conferencia diaria del Downing Street que el vínculo entre este partido y el aumento en los casos de coronavirus era una posibilidad.

Sin embargo, por ahora no se han realizado más que conjeturas al respecto. Declaró también que sería interesante en un futuro realizar un estudio para comparar las cepas y ver cómo se relacionan los coronavirus que han estado esparciéndose por Madrid y por Liverpool. Pero, ello se trata solo de un posible proyecto a futuro, por los momentos, no se está realizando ninguna investigación al respecto.