La entrada de la cuarta revolución industrial está provocando cambios radicales en la manera de trabajar. Ya el sistema de trabajo en donde la persona tenía que cumplir horarios y asistir obligatoriamente a la empresa se ha vuelto obsoleto. Cada vez son más las personas que trabajan desde casa y ha medida que las nuevas tecnologías como la 5G y la IA avanzan, el llamado home-office se consolidará.

Trabajar desde casa supone numerosas ventajas aunque también implica ciertos requerimientos para no solo aumentar la productividad, sino también reducir los niveles de estrés. Si bien el lugar escogido para trabajar remotamente incidirá de manera importante en la productividad, también se debe tener en cuenta el equipamiento a usar: el ratón para el ordenador, los teclados, las pantallas, el CPU, GPU, etc.

El equipo idóneo para trabajar desde casa

Obviamente el equipo idóneo para trabajar dependerá del trabajo que se va a realizar de manera remota. Pues los requerimientos de un equipo para trabajar redactando contenidos no serán los mismos que para realizar trabajos de pruebas de juegos o diseño gráfico. A continuación expondremos algunos de los dispositivos más idóneos de acuerdo a la actividad laboral que se presente.

Teclado ideal para trabajos de ofimática

Muchos teclados que se consiguen en el mercado tienen un enfoque hacia los juegos y de allí que cuenten con botones adicionales y/o macros especiales. Estos ítems adicionales realmente no aportan nada útil si se va a realizar trabajos de ofimática.

Para aquellas personas que van a trabajar desde casa realizando labores ofimáticas, resulta idóneo contar con un teclado minimalista, sin luces RGB, con botones que ofrezcan una gran sensibilidad al escribir y sean de bajo recorrido. Es importante reseñar que mientras menos sea el recorrido, se reduce la presión sobre las teclas y por ende, el nivel de sonoridad disminuye

Teclado ideal para diseño gráfico

Para realizar trabajos de diseño gráfico y/o edición de vídeo se recomienda usar un teclado inalámbrico, que cuente con retroalimentación LED y con un dial que permita movimientos giratorios y faciliten los clicks en las ediciones a realizar. También resulta idóneo que el sistema de teclas se centre en los atajos usados por diseñadores y editores al usar programas de diseño como los de Adobe, CAD y de modelajes en 3D.

Teclado ideal para programación

En cuanto a las labores de programación, los teclados ideales deberían ser ligeros, que tengan un buen feedback (en pocas palabras, que sean ruidosos),un rollover con numerosas teclas y que se puedan configurar diferentes perfiles. El diseño de preferencia debería ser minimalista, ergonómico y curvado para que así, tanto las muñecas como las manos se mantengan en una posición cómoda mientras se escribe.

Pantalla ideal para trabajos de ofimática

Si el trabajo en casa se enfocará en el área de la ofimática, no se requerirá de un monitor con una velocidad de respuesta rápida (con 5 o 6 ms será suficiente). Tampoco se requerirá de grandes pantallas (de hecho no es recomendable ya que provocará fatiga en la visión) así que con un monitor de entre 20 a 25 pulgadas bastará.

No obstante, para las labores ofimáticas se recomienda contar con una pantalla que tenga una resolución HD de 1920 x 1080 px la cual permitirá visualizar el contenido con claridad. También se aconseja tener un monitor con paneles de tipo VA y AMVA ya que son los que suelen ofrecer mejor calidad en colores y en el contraste.

Pantalla ideal para diseño gráfico

Para realizar trabajos de diseño gráfico y/o edición de audio y vídeo, se recomienda usar pantallas de gran tamaño de al menos 27 pulgadas, que cuente con una capacidad para reproducir al menos 16,7 millones de colores, que tenga una resolución de 2560 x 1440 px y tenga un panel de tipo VA o IPS.

Pantalla ideal para programación

El monitor ideal para la programación vendría a ser algo como un intermedio entre ofimática y diseño. Para dedicarse a programar se recomienda tener al menos una pantalla con un tamaño de entre 23 a 27 pulgadas, una resolución QHD (2560 x 1440), un DPI de al menos 110, unos tiempos de respuesta que ronden entre los 5 – 10ms (60Hz) y un panel de tipo IPS.

Potencia Gráfica y procesamiento del CPU

Ordenador para trabajos de ofimática

Las actividades ofimáticas no requieren de mucha potencia por lo que un CPU de dos o cuatro núcleos, 4 GB de memoria RAM y una tarjeta gráfica de gama baja (o inclusive la integrada) será suficiente.

Ordenador para trabajos de programación, diseño gráfico y/o edición de audio y vídeo

En la práctica es complicado recomendar una potencia idónea para este tipo de trabajos ya que dependerá de las aplicaciones a usar. Sin embargo, como una recomendación base sería bueno contar con un CPU de más de dos núcleos que corra al menos a 2,8 Ghz, tener al menos 8GB de memoria RAM y una GPU de gama media (GTX 1060 o Radeon RX 580).