La administración del presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, informó recientemente que el país cuenta con un suministro suficiente de pruebas diagnósticas de COVID-19 como para que cada estado pase a la “fase uno” y de esta forma poner fin al distanciamiento social que ha llegado a generar protestas en medio de la pandemia.

Irónicamente, varios gobernadores de estados estadounidenses han informado que la poca capacidad de pruebas era un gran problema en la implementación de este nuevo plan para rescatar la economía.

Pero el panorama promete cambiar con la adquisición del estado de Maryland de 500,000 pruebas de coronavirus provenientes de Corea del Sur, un suministro que “cambiaría el juego” en los esfuerzos por garantizar un diagnóstico temprano de los casos en la región, según indicó su gobernador Larry Hogan.

US$ 9 millones en pruebas de COVID-19 para Maryland

Hogan informó que la compra de las pruebas a Corea del Sur costó US$ 9 millones, y dio crédito a su esposa, Yumi, de origen surcoreano, por ayudarlos con la negociación de la misma.

Gobernador de Maryland, EE.UU., Larry Hogan, y la primera dama Yumi Hogan.

Las pruebas fueron desarrolladas por una compañía llamada LabGenomics, mientras que el envío estuvo a cargo de Korean Airlines, cuyo avión llegó al aeropuerto de Baltimore-Washington el sábado con el envío.

Durante una conferencia de prensa en la capital del estado, Annapolis, Hogan aseguró que estas pruebas permitirán “identificar a los que están enfermos y los que tienen el virus”, para de esta forma “aislarlos y hacer el seguimiento de sus contactos”, evitando así la propagación del coronavirus.

Según el informe de Hogan, en Maryland, un estado con una población de seis millones de personas, donde se han confirmado 13,684 casos de COVID-19 y 516 muertes, se han realizado más de 71,400 pruebas hasta ahora. Pero la nueva adquisición será “un paso exponencial y revolucionario en nuestra iniciativa de prueba a gran escala”.

Escasez de pruebas en EE.UU. y riesgos

Hogan también hizo algunas aclaratorias respecto a la confusión sobre la existencia de prueba de COVID-19 en el país. “Creo que la administración está tratando de acelerar las pruebas”, dijo a CNN el domingo, “están haciendo algunas cosas con respecto a los laboratorios privados”, pero ello no implica que ya se tenga capacidad suficientes y que no haya gestión de parte de los gobernadores para su aplicación generalizada.

“Pero tratar de alejar esto para decir que los gobernadores tienen muchas pruebas y que deberían ponerse a trabajar en las pruebas, de alguna manera no estamos haciendo nuestro trabajo, es absolutamente falso”.

Por el momento, el objetivo parece ser levantar las restricciones de salida de los estadounidenses. Sin embargo, tanto Hogan como otros gobernadores han advertido sobre el alto riesgo de una segunda ola de infecciones si este paso se da demasiado pronto.

Referencia:

US state obtains ‘game-changing’ virus tests from South Korea. https://medicalxpress.com/news/2020-04-state-game-changing-virus-south-korea.html