El mundo sigue esperando el desarrollo de una vacuna contra el COVID-19, la enfermedad pandémica que ha detenido a prácticamente el mundo entero en los últimos meses, y mientras tanto, los médicos y científicos siguen enfocando parte de sus esfuerzos en encontrar un tratamiento eficaz para los que ya se ha infectado.

Entre las alternativas se han evaluado medicamentos antipalúdicos y anvitirales empleados para la gripe y el virus de inmunodeficiencia humana (VIH), sin embargo, los resultados no han sido muy convincentes hasta ahora.

En esta oportunidad hablaremos de un estudio que se enfocó en determinar si dos antivirales, lopinavir/ritonavir (LPV/r) o Arbidol, que se utilizan algunos países como tratamiento contra el VIH-1 y para la influenza respectivamente, son efectivos contra el COVID-19.

El resultado, publicado en la revista médica Med, de Cell Press, sugiere que ninguno de estos dos medicamentos ayudó en la mejora de los pacientes hospitalizados con casos leves y moderados de la nueva enfermedad en comparación con la atención de apoyo típica brindada hasta ahora.

No hubo diferencias con el tratamiento habitual

El estudio incluyó a 86 pacientes diagnosticados con COVID-19 de leve a moderado, a 34 de los cuales se les asignó de manera aleatorio el tratamiento de LPV/t, 35 el tratamiento de Arbidol, mientras que 17 de ellos no recibieron ningún anvitiral, constituyendo un grupo de control.

Al cabo de los siete y 14 días, los tres grupos mostraron una evolución similar. Los pacientes no mostraron diferencias en las tasas de reducción de fiebre, alivio de la tos o mejora de la tomografía computarizada del tórax con ninguno de los antivirales suministrados.

Por otro lado, los dos grupos que recibieron tratamiento en este estudio experimentaron reacciones adversas a su administración, como diarrea, náuseas y pérdida de apetito durante el período de seguimiento. En cambio, el grupo de control no experimentó ninguno de estos efectos secundarios.

“Descubrimos que ni lopinavir/ritonavir ni Arbidol podrían beneficiar los resultados clínicos para los pacientes y que podrían traer algunos efectos secundarios”, dice el coautor principal Linghua Li, subdirector del Centro de Enfermedades Infecciosas del Hospital Octavo del Pueblo de Guangzhou en Guangzhou, China.

Precaución al probar tratamientos contra el COVID-19

Los investigadores se interesaron por LPV/r y Arbidol ya que estos fueron citados como candidatos para tratar COVID-19 en una guía emitida el 19 de febrero de 2020 por la Comisión Nacional de Salud de China.

Sin embargo, no es la primera vez que se obtienen resultados similares. Los investigadores ya habían descubierto que LPV/r no mejoraba los resultados para pacientes con COVID-19, por lo que este estudio, a pesar de incluir una muestra de pacientes muy pequeña, se suma a la evidencia existente. Dicho esto, es necesario que los profesionales consideren otras opciones para estos casos.

Referencia:

Lopinavir/ritonavir: A rapid review of effectiveness in COVID-19. https://www.cebm.net/covid-19/lopinavir-ritonavir-a-rapid-review-of-the-evidence-for-effectiveness-in-treating-covid/