Las primeras etapas de la pandemia mundial COVID-19 en China, Corea del Sur e Italia revelaron un fuerte efecto de la edad en la gravedad de la enfermedad, los resultados clínicos y la tasa de mortalidad.

En base a lo registrado, los riesgos relativos de resultados graves y fatales parecen ser mucho más altos entre los pacientes ancianos, y esta verdad ha creado una sensación de complacencia de que COVID-19 no representa una preocupación importante para la salud de los niños.

Proporción de niños infectados

Debido a que la mayoría de los niños infectados con el coronavirus SARS-CoV-2 han experimentado una enfermedad leve que no requiere hospitalización, los riesgos asociados al virus para los niños han sido en gran medida no reconocidos por los medios de comunicación.

En los mensajes públicos se ha comunicado que los niños pueden infectarse por el SARS-CoV-2, pero que es probable que sean asintomáticos o, en el peor de los casos, que padezcan un caso leve de una enfermedad similar a la gripe y que solo una pequeña proporción de los niños infectados con el coronavirus desarrollan casos graves que requieren hospitalización.

Número acumulado de pacientes pediátricos de cuidados intensivos COVID-19 confirmados en los Estados Unidos del 18 de marzo al 6 de abril de 2020.

Un estudio realizado por investigadores de la Universidad del Sur de Florida, profundizó en esta materia y encontró que número de niños infectados con el coronavirus es mucho más extenso de lo que se informa actualmente, un detalle oculto que podría subestimar enormemente la demanda de los sistemas de atención médica y las unidades de cuidados intensivos pediátricos (UCIP).

En Estados Unidos hay alrededor de 74 millones de niños menores de 18 años. Cada incremento del 1 por ciento en la población general infectada con el coronavirus incluye 740.000 niños adicionales que se contagian. Incluso bajo escenarios de proporción de infección acumulada moderada, se proyecta que haya millones de niños infectados con SARS-CoV-2 y miles de pacientes pediátricos severamente enfermos mientras la epidemia alcanza su pico en toda la nación.

Informes clínicos

Los investigadores estimaron que por cada niño que requiere cuidados intensivos para COVID-19, hay 2.381 niños infectados con el virus. Este cálculo se deriva de estudios clínicos y de modelos espaciotemporales de la epidemia coronaviral en China para el período enero-febrero de 2020.

Según el registro, entre el 18 de marzo y el 6 de abril en Estados Unidos 74 niños fueron admitidos en UCIP, lo que indica que probablemente 176.190 niños más se infectaron durante este período. Los niños menores de 2 años representaron el 30 por ciento de los casos, el 24 por ciento tenían entre 2 y 11 años y el 46 por ciento de los casos de UCIP eran niños entre 12 y 17 años.

Las proyecciones revelan que el número de casos de niños contagiados por el coronavirus con síntomas graves podría abrumar los recursos de atención hospitalaria pediátrica disponibles.

Los investigadores apuntan que si hasta el 25 por ciento de la población de Estados Unidos se infecta con el coronavirus antes de fines del 2020, unos 50.000 niños con síntomas graves deberán ser hospitalizados, de los cuales alrededor de 5.400 requerirán ser asistidos con ventilación mecánica.

Los informes clínicos indican que la duración promedio de la estadía del COVID-19 pediátrico es de 14 días. Según una encuesta nacional destinada a evaluar la capacidad de cuidados críticos pediátricos de Estados Unidos, hay aproximadamente 5.100 camas de UCIP.

Desde esta perspectiva, los autores del estudio recomiendan que todos los departamentos de salud estatales y los Centros de Control y Propagación de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) comiencen a informar casos confirmados de COVID-19 en tablas específicas por edad, utilizando los grupos de edad estándar para la vigilancia de la salud y hagan que los datos estén disponibles públicamente.

Pero lo más notable, es que las proyecciones del estudio revelan que el número de casos de niños contagiados por el coronavirus con síntomas graves podría abrumar los recursos de atención hospitalaria pediátrica disponibles, a pesar de la menor gravedad de COVID-19 en niños.

Referencia: COVID-19 in Children in the United States – Intensive Care Admissions, Estimated Total Infected, and Projected Numbers of Severe Pediatric Cases in 2020. Journal of Public Health Management and Practice, 2020. http://dx.doi.org/10.1097/PHH.0000000000001190