Obesidad Y Grasa

A pesar de que la Organización Mundial de la Salud (OMS) advirtió que el COVID-19 se diez veces más letal que la gripe, muchos de los contagiados experimentan síntomas leves que no requieren hospitalización, sino un estricto autoaislamiento en el hogar.

Esto es bueno, sin embargo, sabemos que el COVID-19 puede derivar complicaciones graves en ciertos grupos vulnerables, como los adultos mayores, las personas inmunodeprimidas y aquellas que padecen enfermedades crónicas como la diabetes.

La obesidad también entra en este grupo, y dos estudios, uno publicado en la revista Infectious Diseases y uno publicado en medRxiv.org que aún no ha sido revisado, informan que la obesidad está asociada con la hospitalización de pacientes con COVID-19.

Un IMC elevado puede complicar el COVID-19

Un equipo de investigadores de la NYU School of Medicine y la NYU Langone Health en la ciudad de Nueva York se propusieron estudiar la influencia de la obesidad en la admisión hospitalaria de pacientes confirmados con la nueva infección pandémica.

Los investigadores hicieron un análisis retrospectivo del índice de masa corporal (IMC) en función de la edad en 3,615 pacientes diagnosticado con COVID-19 en el período comprendido entre el 4 de marzo y 4 de abril de 2020, y que presentaron síntomas. Encontraron que el 21 por ciento de estos tenían un IMC de 30 a 34 kg/m² y el 16 por ciento tenía un IMC mayor o igual a 35 kg/m².

Notaron que el sobrepeso tenía una clara tendencia de empeorar el cuadro clínico de los pacientes con COVID-19. Aquellos menores de 60 años de edad que tenían un IMC entre 30 y 34 kg/m² tenían 2.0 y 1.8 veces más probabilidades de requerir cuidados agudos y críticos durante su estadía hospitalaria.

Pero el efecto se acentuaba a medida que aumentaba el índice de masa corporal de los pacientes. Los que tenían un IMC igual o mayor a 35 kg/m² tenían 2.2 y 3,6 veces más probabilidades de ser admitidos en las unidades de cuidados agudos y críticos en comparación con los que tenían un IMC menor de 30 kg/m².

Obesidad y edad

Pero no es la primera vez que se encuentra esta impacto negativo de la obesidad sobre el diagnóstico de COVID-19. Un segundo estudio realizado por investigadores de la NYU Grossman School of Medicine en la ciudad de Nueva York incluyó a 4,103 pacientes con COVID-19 confirmó los grupos de riesgo informados hasta ahora.

Las personas de 65 años en adelante, las que tienen un IMC mayor de 40 kg / m² y la insuficiencia cardíaca (odds ratios, 66.8, 10.9, 6.2 y 4.3, respectivamente) tienen mayor riesgo de requerir hospitalización si se infectan con el coronavirus. Aunque destacan que los factores más fuertes dueron la edad y la obesidad.

“Es notable que la condición crónica con la asociación más fuerte con la enfermedad crítica fue la obesidad, con una proporción de probabilidades sustancialmente más alta que cualquier enfermedad cardiovascular o pulmonar”, escribieron los autores en su documento.

Esto deja claro que contar con condiciones de salud óptimas mejora el pronóstico de los pacientes con COVID-19. Pero la recomendación actual sigue siendo la misma: la prevención a través de distanciamiento social e higiene.

Referencias:

Obesity in patients younger than 60 years is a risk factor for Covid-19 hospital admission. https://academic.oup.com/cid/article/doi/10.1093/cid/ciaa415/5818333

Factors associated with hospitalization and critical illness among 4,103 patients with COVID-19 disease in New York City. https://www.medrxiv.org/content/10.1101/2020.04.08.20057794v1.full