El presidente Donald Trump anunció que congelaría los fondos que aporta Estados Unidos al presupuesto de la Organización Mundial de la Salud (OMS), acusando al organismo de las Naciones Unidas de desempeñar un papel en la “mala administración y encubrimiento” de la gravedad del brote del coronavirus.

El presidente amenazó por primera vez con la medida la semana pasada, acusando al organismo sanitario de facilitar un supuesto encubrimiento chino sobre los orígenes, el alcance y la gravedad de la pandemia de coronavirus que ahora ha barrido el mundo. Los críticos de Trump han calificado sus ataques contra la OMS como un intento de desviar la atención de su propio manejo de la crisis.

El mayor contribuyente

En el anuncio, el presidente Trump manifestó que los fondos se retendrán durante 60 a 90 días “para evaluar el papel de la Organización Mundial de la Salud en el mal manejo y por encubrir la gravedad de la propagación del coronavirus”.

De acuerdo al sitio web de la organización, Estados Unidos fue, por mucho, el mayor contribuyente individual al presupuesto bianual 2018-19 de la OMS, aportando alrededor de 893 millones de dólares, aproximadamente el 15 por ciento de la financiación total de la organización.

Las contribuciones a la OMS se dividen en dos tipos: las evaluadas, que son efectivamente cuotas de membresía calculadas sobre la riqueza y la población de cada nación, y las voluntarias. Para los Estados Unidos, la mayoría de los fondos aportados, alrededor de 656 millones de dólares, corresponden a aportes voluntarios.

Perder una proporción tan grande de fondos durante una pandemia en curso es una amenaza importante para la operación del máximo ente sanitario del mundo.

Trump acusó a la OMS de estar demasiado centrado en China, señalando que Beijing aporta mucho menos al presupuesto del organismo que Washington. En el bienio 2018-19, la contribución de China fue de alrededor de 86 millones de dólares, aproximadamente un el 0,25 por ciento de todas las contribuciones hechas a la OMS en ese período.

El segundo mayor contribuyente al presupuesto de la OMS ni siquiera es un estado o nación, sino que es la Fundación Bill y Melinda Gates, que aporta aproximadamente el 10 por ciento de los fondos de la OMS, alrededor de 531 millones de dólares. El tercero es la alianza de vacunas GAVI, también apoyada por Gates, que aporta más de 370 millones de dólares.

Varios de los siguientes contribuyentes nacionales más grandes son europeos: el Reino Unido proporcionó el 7,79 por ciento del presupuesto de la OMS y Alemania el 5,68 por ciento, mientras que la Comisión Europea contribuyó con el 3,3 por ciento. Japón aportó el 2,76 por ciento del presupuesto de la organización para 2018-19.

Otros organismos de las Naciones Unidas, como la Oficina de Coordinación de Asuntos Humanitarios (5,09 %) y el Banco Mundial (3,42 %) se suman a las contribuciones totales. Entre los principales contribuyentes destacados de las ONG se encuentran Rotary International con un 3,3 por ciento y National Trust Filantrópico con un 2,34 por ciento.

Un papel fundamental

La Organización Mundial de la Salud, fundada el 7 de abril de 1948, es el ente responsable de la gestión y la coordinación de medidas orientadas a afrontar amenazas sanitarias nuevas y peligrosas, como la pandemia coronaviral COVID-19.

El organismo tiene presencia en 150 países y emplea a 7.000 personas. Desde su creación, ha desempeñado un papel fundamental en la erradicación de la viruela, y actualmente prioriza enfermedades como el VIH / SIDA, el ébola, la malaria y la tuberculosis.

Perder una proporción tan grande de fondos durante una pandemia en curso es una amenaza importante para la operación de la OMS, y podría socavar su capacidad de protegerse contra la actual y futuras amenazas si el congelamiento de la contribución de los Estados Unidos se hace permanente o se recorta.

A la fecha, en Estados Unidos se registran más de 600.000 casos confirmados de COVID-19, más de 26.000 fallecimientos y un enorme daño a la economía.

De acuerdo a Zhao Lijian, portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de China, la decisión de Washington de suspender su contribución “debilitaría las capacidades de la OMS, dañaría la cooperación internacional contra la epidemia y afectaría a varios países, incluidos los propios Estados Unidos”.

Por su parte, Ronald Waldman, profesor de salud pública en la Universidad George Washington que trabajó anteriormente en la OMS, afirmó que “la ciudadanía estadounidense puede no sufrir inmediatamente una decisión de retirar fondos de la organización, pero muchas personas en todo el mundo que dependen de los programas de la OMS para desarrollar y guiar políticas que protejan su salud y la salud de sus hijos lo harán”.

Para Leslie Dach, presidente del grupo Protect Our Care, “esto no es más que un intento del presidente Trump de distraer al pueblo estadounidense y tratar de ocultar el fracaso de su administración en la gestión de la crisis”, que a la fecha supera los 600.000 contagiados y más de 26.000 muertes. En referencia a la medida anunciada, Dach comentó:

“Sin duda, la OMS no está exenta de culpa, pero es irresponsable reducir sus fondos en el punto álgido de una pandemia mundial. Este movimiento indudablemente hará que los estadounidenses estén menos seguros”.

Es probable que el impacto de un bloqueo en los fondos por parte de los Estados Unidos sea mitigado por otros países que han expresado su confianza en la OMS, intensificando su propio respaldo financiero. El Reino Unido, por ejemplo, ha anunciado 200 millones de libras en nuevos fondos para los esfuerzos internacionales para contener y combatir la pandemia, de los cuales 65 millones están destinados a la OMS.

Referencias:

Trump’s halt to WHO funding prompts condemnation as coronavirus cases near 2 million. Reuters, 2020. https://reut.rs/3a7kdfv

Who fund us. World Health Organization, 2020. https://www.who.int/tdr/about/funding/en/