El virus de la influenza A (IAV) un virus de ARN monocatenario altamente contagioso que tiene un grave impacto en todo el mundo, infecta las vías respiratorias superiores e inferiores a través de endocitosis, un proceso celular en el que se introducen sustancias en la célula.

Después de la infección, algunos componentes virales son identificados por varios receptores de reconocimiento de patógenos que, a su vez, promueven acciones celulares y humorales posteriores, incluida la “tormenta de citoquinas”, una respuesta inmune excesiva.

Pronóstico desfavorable

La tormenta de citoquinas inducida por la gripe se ha relacionado con respuestas proinflamatorias agresivas y un control insuficiente de los procesos antiinflamatorias. Los resultados de varios estudios experimentales y ensayos clínicos han sugerido que la tormenta de citoquinas se correlaciona directamente con un daño tisular generalizado y un pronóstico desfavorable.

Sin embargo, tenemos poca comprensión de los mecanismos que promueven la tormenta de citoquinas o por qué algunas personas exhiben una respuesta excesiva al virus, hasta el punto de conducir a la hospitalización o la muerte.

Sobre la base de los resultados del estudio, los investigadores han comenzado a examinar cómo el metabolismo de la glucosa puede afectar a los pacientes con COVID-19.

De acuerdo a un reciente estudio realizado por investigadores del Colegio de Ciencias de la Vida de la Universidad de Wuhan, en China, el metabolismo de la glucosa puede jugar un papel como mediador de la tormenta de citoquinas.

En general, los mecanismos que promueven las tormentas de citoquinas, que hacen que algunas personas se agraven más a causa de la influenza A siguen siendo misteriosas. Aunque se sabe que el metabolismo de la glucosa y las redes de señales de citoquinas inflamatorias evolucionaron juntas, no ha quedado claro si interactúan durante la infección de la gripe.

Examinando los niveles de glucosa

Para saber si el metabolismo de la glucosa está relacionado con la respuesta inmune, los investigadores examinaron los niveles de glucosa en sangre y la producción de citocinas en ratones con gripe, y descubrieron que aquellos tratados con glucosamina producían niveles significativamente más altos de citocinas y quimiocinas inflamatorias que los ratones que no recibieron glucosamina.

El estudio encontró que el metabolismo de la glucosa puede jugar un papel como mediador de la tormenta de citoquinas, lo cual se asocia con un agravamiento de los síntomas de la gripe.

Además, los investigadores analizaron los niveles de glucosa en muestras de sangre de pacientes diagnosticados con influenza A y pacientes sanos, identificando un mecanismo molecular que destaca la importancia del metabolismo de la glucosa en la tormenta de citocinas inducida por la infección del virus de la influenza.

Sobre la base de estos resultados, y a medida que la pandemia de coronavirus se extiende por el mundo, el equipo de investigación ha comenzado a examinar por separado, cómo el metabolismo de la glucosa puede afectar a los pacientes con COVID-19.

Al respecto, el investigador Shi Liu, catedrático en el Centro de Virología Moderna de la Universidad de Wuhan y autor principal del estudio, comentó:

“Creemos que el metabolismo de la glucosa contribuye a varios resultados de COVID-19 ya que tanto la influenza como la enfermedad coronaviral pueden inducir una tormenta de citoquinas, y dado el hecho de que los pacientes con COVID-19 diabéticos han mostrado una mayor mortalidad”.

Referencia: O-GlcNAc transferase promotes influenza A virus–induced cytokine storm by targeting interferon regulatory factor–5. Sciences Advances, 2020. https://doi.org/10.1126/sciadv.aaz7086