El coronavirus se ha convertido en una pandemia que ha arrasado con la estabilidad de todo el planeta. Con más de un millón y medio de contagiados confirmados, más de 210 naciones en la lista de afectadas y sin una vacuna a la vista, el caos que ha causado el COVID-19 se ha expandido más allá de los límites que creíamos posibles.

La emergencia ha puesto en jaque a los sistemas de salud de variados países y también ha hecho correr a todos los gobiernos. Cada uno busca desarrollar las mejores políticas para proteger a su población y además obtener los materiales para ello.

Pero ello no siempre es tan fácil. Sobre todo si estos intentos se dan en medio de un clima de desconfianza y competitividad. No han sido pocas las acusaciones de acaparamiento y también de realización de tratos ilícitos que se han presentado entre naciones en los últimos meses.

Todo ello como consecuencia de la falta de suficientes elementos de primera necesidad como los equipos de protección personal (EPP) que deben usar los profesionales de la salud. Sin embargo, en medio de todo este caos, existen algunos espacios en los que aún reina la calma.

La escasez de materiales ha afectado a todo el globo… o, bueno, a casi todo

Mientras que otras naciones se enfrascan en una cacería de brujas para señalar culpables de la escasez de cada zona, Finlandia continúa con sus actividades regulares. Este país europeo ha demostrado justo ahora, en estos tiempos de confusión, que la previsión es el mejor aliado de un país.

Ahora, la Agencia Nacional de Abastecimiento de Emergencia (o HVK, según sus siglas en finlandés) ha abierto sus almacenes secretos. Ello ya que, el 23 de marzo de este año, el Ministerio de Asuntos Sociales y de Salud dio finalmente la orden de permitir la apertura de estos para extraer de ellos materiales médicos para combatir la pandemia.

¿Qué son estos almacenes secretos en Finlandia?

Cortería de: HVK

Como lo hemos dicho, las acciones de esta nación han dejado en claro el poder que tiene el pensamiento previsivo para mantener la estabilidad de un país. Durante ya décadas, Finlandia ha creado variados puntos de almacenamiento secretos en todo su territorio.

Dentro de estos, se han encargado de guardar cuidadosamente provisiones que podrían sacarlos de apuros en medio de todo tipo de crisis. Es decir que, en estos espacios cuentan con herramientas para salir airosos de situaciones de emergencia bélica, climática, cibernética, económica y, sí, también sanitaria.

En esta oportunidad, el coronavirus califica como una crisis sanitaria y, por tanto, los insumos médicos que hay en los diferentes almacenes se pondrán a disposición del sistema de salud del país.

Algunos detalles extra sobre este proyecto secreto

Entre algunos de los datos que se han dado sobre estos almacenes, se sabe que cada uno de ellos está surtido con materiales para cubrir todo tipo de crisis. Por lo que, cada zona del país cuenta con su propio proveedor asegurado. Como un complemento, han asegurado que el transporte de recursos extra entre almacenes también es posible, en caso de que un área comience a presentar mayor demanda de EPP.

Por ahora, esto no ha ocurrido y las actividades del sector de salud de Finlandia se han mantenido estables. En efecto, muchos de los elementos que se han guardado en estos almacenes ya superan su fecha de caducidad.

Pero los finlandeses se ocuparon de almacenarlos en las mejores condiciones posibles. Por ello, incluso ahora se encuentran lo suficientemente funcionales como para ser usados por los profesionales de la salud del país.

Cortería de: HVK.

Como un ejemplo de esto tenemos las solicitadas mascarillas o tapabocas. Las que se encuentran en el almacén son modelos viejos, pero perfectamente funcionales según el Centro de Verificación Técnica de Finlandia, que hizo su último chequeo en febrero de 2020.

Sus inicios se remontan hasta antes de la Segunda Guerra Mundial

Claramente estas medidas han hecho que Finlandia se salve de ser parte de una crisis que ha logrado abarcar al mundo. No obstante, cabe preguntarnos cómo esta ha podido tener la visión para prepararse para situaciones como la actual con décadas de antelación.

La verdad es que la historia no ha estado por completo de parte de Finlandia. Luego de ser parte Suecia, y después del Imperio Ruso, de independizarse y no tener tregua en los conflictos con la entonces Unión Soviética, también sufrió los ataques de la Alemania nazi dirigida por Hitler.

Desde el final de la Primera Guerra Mundial, y más específicamente en los años veinte, el país comenzó a pensar en la idea de diferentes fondos de almacenamiento con los que proteger la economía de la nación. Sin embargo, no fue sino hasta 1939 que finalmente se creó el Ministerio de Abastecimiento de Emergencia.

Este sería el encargado de iniciar el proyecto de recolección de provisiones para casos de crisis. La llegada de la Guerra Fría y la alta vulnerabilidad de Finlandia por su posición geográfica solo ayudaron a que esta redoblara sus esfuerzos por abastecerse para tiempos de austeridad. La iniciativa continuó y para 1993, finalmente se creó de manera formal la HVK, que se ha encargado de la regulación de este proyecto desde entonces.

Los detalles del proyecto son un “secreto de Estado”

El contenido, ubicación y distribución de los almacenes se mantiene como un secreto de Estado. Por lo que, su divulgación está estrictamente restringida. Debido a esto tampoco hay detalles sobre quienes se encargan directamente de administrarlas ni de dirigir su repartición.

Como un pequeño dato curioso, sí nos han permitido conocer que los almacenes secretos de Finlandia se han abierto para proveer equipo médico a su país por primera vez desde la época de la posguerra.