Todos hemos al menos escuchado sobre el asesinato del presidente de los Estados Unidos John F. Kennedy (JFK) y su hermano Robert F. Kennedy (RFK) durante la década de los 60. Ese hecho marcó un hito dentro de la cultura y la historia estadounidense que se ha hecho muy difícil de superar.

Pero lo que no todos saben es que la familia Kennedy tiene un historial bastante trágico a lo largo de la historia, antes y después del asesinato de JFK. A tal punto han sido las desgracias que han vivido estos personajes que estos hechos trágicos se los atribuyen a lo que ellos llaman ‘la maldición Kennedy’.

La mayoría de los eventos sucedieron en accidentes misteriosos de aviones o autos, pero la verdad es que es bastante espeluznante revisar la historia de la familia y darse cuenta de que estas tragedias parecen más que simples coincidencias. Repasemos a continuación todo lo que ha atravesado esta familia.

Los hermanos del presidente

Joe Kennedy Jr.

JFK y RFK tenían seis hermanos más. Uno de ellos, el mayor, era Joe Kennedy Jr., quien sirvió al ejército estadounidense en una misión secreta durante la Segunda Guerra Mundial, en la cual debía enfrentarse a lo nazis que ocupaban Francia. Lamentablemente, dos explosiones sacudieron el avión que pilotaba y tanto él como el otro piloto fallecieron en el accidente. Hoy en día no se sabe qué originó tales explosiones dentro del vehículo.

Tan solo 4 años después, otra de las hermanas JFK y RFK, Kathleen “Kick” Kennedy, quien había desposado al marqués de Hartington de Inglaterra, William Cavendish, y tenía el título de Lady Hartington, sufrió un accidente aéreo en el que falleció junto a otras tres personas debido a que su avión se estrelló en Francia luego de una tormenta.

Kathleen “Kick” Kennedy (izquierda) y Rosemary Kennedy (derecha) acompañando a su madre, Rose Kennedy (centro)

Rosemary Kennedy, desde siempre había sido descrita como “intelectualmente lenta” por sus allegados. Su padre, Joseph P. Kennedy, decidió que sería una buena idea someterla a una cirugía para “ayudarle a mejorar su vida”, por lo que en el año 1941 fue sometida a una lobotomía prefrontal en la que se le extrajeron varias partes de su cerebro. Naturalmente, su condición empeoró, así que fue institucionalizada hasta su muerte en el año 2005. Tenía 86 años.

Las tragedias rodearon a Ted

Ted Kannedy y Mary Jo Kopechne

Otro de los hermanos del presidente, Ted Kennedy, quien se desempeñó en la política como senador sénior del estado de Massachusetts, también estuvo implicado en varios eventos desafortunados. La primera fue en 1969 en la isla Chappaquiddick, en Massachusetts, cuando Ted manejaba llevando a una de las trabajadoras del partido, Mary Jo Kopechne, a su casa luego de una fiesta. Ted perdió el control del vehículo y cayeron al agua, él pudo nadar hasta la orilla pero Kopechne se hundió junto al vehículo.

Lo más curioso del asunto fue que Ted se fue hasta su hotel y no alertó a la policía sino 10 horas después. Se declaró culpable por abandonar el lugar del accidente y recibió una sentencia de suspensión por dos meses. Cuando declaró al público sobre lo ocurrido, dijo: “Todo tipo de pensamientos revueltos pasaron por mi mente, incluyendo preguntas como si alguna maldición horrible realmente se cernía sobre todos los Kennedy”.

De hecho, en el año 2017 se estrenó una película sobre el accidente titulada ‘Chappaquiddick’, apodo con el que tuvo que lidiar Ted por el resto de sus días.

William Kennedy Smith

Años después de la muerte de Kopechne, en 1991, Ted Kennedy también se vio implicado en un caso como testigo en un evento en el que su sobrino, William Kennedy Smith, fue acusado por agresión sexual. Según el juicio, William había violado a una mujer que él y Ted habían conocido en un club nocturno llamado Au Bar, pero fue absuelto de todos los cargos y puesto en libertad.

En 1973, uno de los hijos de Ted Kennedy, Edward Jr., perdió una pierna debido a que sufría de cáncer de huesos. El niño de solo 12 años luchó contra esta enfermedad durante toda su vida, pero perdió la batalla en el año 2009.

Otra de las hijas del senador, Kara, también sufrió de cáncer de pulmón y tuvo que ser sometida a una cirugía en la que le extirparon parcialmente este órgano. Ella logró superar esta enfermedad, pero falleció de un ataque cardíaco en el año 2011.

Los hijos y nietos de RFK

David Kennedy (izquierda) y Michael Kennedy (derecha)

Robert y su esposa Ethel tuvieron 11 hijos durante su matrimonio, pero dos de ellos fallecieron de forma lamentable.

Uno de ellos, David Kennedy, nunca superó haber presenciado la muerte de su padre en televisión cuando tenía 13 años. Se volvió adicto a las drogas y en 1984, cuando tenía 28 años, falleció de una sobredosis en un hotel de Florida. Previamente había pasado a visitar a su abuela Rose Kennedy y, según los reportes forenses, en su sistema se encontró una dosis del analgésico Demerol, el cual habría robado de la casa de su abuela. Además de esta sustancia, se encontró cocaína y Mellaril, un antipsicótico, en el sistema de David.

Trece años después, uno de los hermanos de David, Michael, falleció en un accidente de esquí en Aspen, Colorado, durante la víspera de año nuevo. Según los reportes de la familia, habían estado jugando cuando Michael lanzó una pelota de fútbol, pero accidentalmente golpeó un árbol. No llevaba casco, por lo que el choque fue fatal. Tenía 39 años y tres hijos.

Saoirse Kennedy

Por otro lado, una de las hijas de RFK, Courtney Kennedy Hill, sufrió también la pérdida de una de sus hijas recientemente, Saoirse Kennedy Hill. Tenía solo 22 años cuando fue encontrada en el complejo familiar en Hyannis Port, Massachusetts el 1 de agosto de 2019. La autopsia reveló que la causa de muerte fue una sobredosis de drogas, pues encontraron dosis de metadona, fluoxetina, norfluoxetina, diazepam, nordiazepam y alcohol en su sistema cuando murió.

Maeve Kennedy y su hijo, Gideon McKean

Y dentro de las tragedias Kennedy más recientes, están la de Maeve Kennedy Townsend, de 40 años, y su hijo Gideon McKean de 8, nieta y bisnieto de RFK, quienes el 2 de abril de este año fueron reportados como desaparecidos luego de que ambos salieran a buscar una pelota que había caído en el lago de la casa familiar en Shady Side, Maryland, y no regresaran. Sus cuerpos fueron encontrados en en la bahía de Chesapeake, cerca de Washington el pasado 9 de abril.

Los hijos no creen en la maldición

Robert F. Kennedy y su familia

A pesar de la gran cantidad de desgracias que sufrió la familia Kennedy a lo largo de su historia, los hijos de los Kennedy se niegan a aceptar que la familia está maldita. Durante el año 2009, Edward Jr. y su hermano, Patrick Kennedy, hablaron con CNN y aseguraron que su familia es igual a cualquier otra familia.

En esta entrevista, Patrick afirmó: “Obviamente, mi padre tenía un sentido de espiritualidad que trascendía su capacidad para enfrentar estos problemas, ya sabes, de una manera que de otro modo habría paralizado a la persona normal”. A esto, Edward agregó: “La familia Kennedy ha tenido que soportar estas cosas de una manera muy abierta. Pero nuestra familia es como… cualquier otra familia en Estados Unidos de muchas maneras”.