La gestión de las especies nocivas, incluidas especies invasoras, plagas, parásitos y enfermedades infecciosas como COVID-19, es un importante desafío mundial ya que tienen el potencial de provocar graves daños a los ecosistemas, la biodiversidad, la agricultura y la salud humana.

De acuerdo a un nuevo modelo desarrollado por un investigador de la Universidad Estatal de Arizona, los países que buscan contener la propagación de especies y enfermedades dañinas como COVID-19 deberían trabajar juntos en múltiples puntos críticos.

¿Eliminar o controlar?

Debido a que sería difícil eliminar por completo el nuevo coronavirus, los modelos matemáticos sugieren que los países deberían centrarse en mantener baja la tasa de infección colaborando en múltiples áreas. En algunas circunstancias, sin embargo, se puede requerir una división clara del trabajo.

Una pregunta clave es si las autoridades deben enfocarse en eliminar las especies dañinas por completo o controlar su propagación para prevenir el próximo brote. El modelo está destinado a guiar a los encargados de formular políticas que responden al brote de especies dañinas, incluidas plagas, parásitos e incluso enfermedades infecciosas como COVID-19.

Dado que es poco probable erradicar completamente el coronavirus, es necesario controlar la propagación, lo cual se puede lograr de manera más efectiva si los países trabajan juntos.

En el estudio, el autor indica que para alcanzar las metas propuestas a veces es mejor implementar un enfoque de “divide y vencerás”, mientras que en otras situaciones es más efectivo trabajar juntos en varios aspectos.

Para ello, el modelo identificó tres factores para determinar si la especie debe ser controlada o erradicada: (1) el costo anual de mantener a la población, (2) la tasa de crecimiento natural de las especies dañinas y (3) su respuesta al tratamiento.

Cooperación internacional

Dada la continua propagación del nuevo coronavirus, el autor del modelo señaló que estamos viendo una combinación de esfuerzos de control cubiertos y dirigidos.

En situaciones como la actual pandemia del coronavirus, se pueden imponer medidas restrictivas y bloquear todo el país o una región prohibiendo la entrada y salida de personas, y así se reduce el nivel de infección con el tiempo. No obstante, se podrían realizar algunas acciones más específicas identificando a las personas que están contagiadas y aislarlas.

Los países que buscan contener la propagación de especies y enfermedades dañinas como COVID-19 deberían trabajar juntos en múltiples puntos críticos.

La investigación indica que los métodos de control efectivos a largo plazo para reducir la propagación de especies dañinas, incluido el nuevo coronavirus, requieren cooperación internacional.

Dado que es poco probable que sea posible erradicar completamente el coronavirus, es necesario para nuestro bienestar social controlar la propagación, lo cual se puede lograr de manera más efectiva si los países trabajan juntos.

El autor del estudio ya está trabajando en una investigación adicional que aplica estos hallazgos a COVID-19, específicamente. En el futuro, podemos esperar ver hallazgos más intensivos sobre la propagación y el control de especies dañinas, ya que es probable que el problema no desaparezca pronto.

Referencia: Multiple agents managing a harmful species population should either work together to control it or split their duties to eradicate it. PNAS, 2020. http://dx.doi.org/10.1073/pnas.1917028117