Bebes Solo De Madres

Días atrás, hablamos de un documento científico publicado por el Ministerio de Sanidad de España en el que los expertos exponían lo que se sabía hasta entonces sobre los efectos del coronavirus en el embarazo.

A pesar de que no había evidencia de que la infección con SARS-CoV-2, el coronavirus que causa el COVID-19, pudiera transmitirse de la madre al feto, sí se habían registrado efectos adversos como parto prematuro y problemas de salud con los recién nacidos como distrés respiratorio, e incluso la muerte.

Ahora un equipo de investigadores ha publicado un nuevo documento en el que presentan nuevos hallazgos respecto a este tema en European Respiratory Journal, donde informan los síntomas que experimentaron bebés recién nacidos infectados con COVID-19, sugiriendo los primeros indicios de transmisión intrauterina de la enfermedad.

Recién nacidos con COVID-19, pero sin complicaciones

Los investigadores identificaron un total de cuatro casos de recién nacidos diagnosticados con COVID-19 en China, de los cuales tres eran varones y una hombre. Todos nacieron por cesárea de madres también diagnosticadas con COVID-19, pero solo tres de ellos fueron separados de ellas al nacer, por lo que no fueron amamantados.

Los síntomas de COVID-19 en recién nacidos han sido motivo de interés para la comunidad científica dada la fragilidad de los seres humanos al momento de nacer. En este estudio, los investigadores detectaron una tendencia similar a la de los adultos en la presencia de los mismos: los síntomas variaron, e incluso hubo un caso asintomático.

Dos de los recién nacidos experimentaron fiebre, uno tenía dificultad para respirar, uno tuvo tos y uno no presentó síntoma alguno a pesar de haber sido diagnosticado con la infección pandémica.

Evidencia de transmisión intrauterina de COVID-19

La mejor parte es que, a pesar de haberse enfermado y de la fragilidad característica de los bebés recién nacidos, ninguno de ellos requirió cuidados intensivos o ventilación mecánica, ni complicación grave alguna. Esto también podría sumarse a la evidencia que asegura que los humanos más jóvenes son más resistentes al COVID-19.

“El COVID-19 es altamente contagioso y nuestro estudio sugiere que no se puede descartar la transmisión intrauterina, pero que el pronóstico es bueno tanto para las mujeres embarazadas como para los recién nacidos”, explica el doctor Zhi-Jiang Zhang.

He allí la importancia de enfocar esfuerzos en detectar a tiempo las infecciones en mujeres embarazadas, y sobre todo, protegerlas para evitar que se contagien. El COVID-19 sigue siendo una enfermedad muy nueva, y aún no se conocen bien los efectos que puedan tener más adelante sobre la salud de los humanos.

Referencia:

Novel Coronavirus Infection in Newborn Babies Under 28 Days in China. https://erj.ersjournals.com/content/early/2020/04/01/13993003.00697-2020