España ha sido uno de los países más afectados por el COVID-19 en todo el mundo, y también uno de los que se vio en la necesidad de reducir sus actividades para evitar más contagios y muertes.

El 14 de marzo, se ordenó el cierre nacional de España para colaborar con la contención del virus. Sin embargo, este lunes los trabajadores de los sectores de construcción y manufactura regresaron al trabajo, aun cuando la situación sigue a tope en el país.

Una reducción de contagios y muertes por COVID-19

Durante la semana pasada, España registró una caída en la tasa de mortalidad diaria por coronavirus durante tres días consecutivos. Irónicamente, el domingo la tasa volvió a incrementarse poniendo en duda las estimaciones que indican que el brote ha alcanzado ya su punto máximo en su territorio.

Sin embargo, este lunes se volvió a registrar una caída de las cifras registrándose solo 517 muertes en 24 horas, completando así un total de 17.489 decesos por la nueva enfermedad. De igual forma, este lunes se confirmaron 3,477 casos, la cifra diaria más baja registrada desde el 20 de marzo, cuando se intensificaron las medidas de distanciamiento físico, completando así un total de 69.496 infecciones con COVID-19 hasta ahora.

El regreso tras dos semanas de inactividad

Las restricciones laborales se intensificaron aún más el 30 de marzo, cuando se congelaron todas las actividades no esenciales durante dos semanas, las cuales incluyeron precisamente los sectores de construcción y manufactura.

Pero con los nuevos datos registrados, los trabajadores de dichos sectores han sido llamados a volver a sus funciones con cautela. En las estaciones de tren los policías y voluntarios de la Cruz Roja están suministrando mascarillas faciales a quienes usarán el transporte público, a fin de continuar con las medidas preventivas.

“Trabajo en el cuidado de la salud y tenemos mascarillas, pero muy pocas, así que no tenía una para viajar hacia y desde el trabajo”, dijo María Martínez, una trabajadora de salud. Y en efecto, este equipo es necesario ya que “no sabemos quién está infectado o si nosotros mismos somos asintomáticos”, dijo.

Gran parte del transporte público en España ha estado prácticamente vacío durante las últimas semanas como resultado de la orden de distanciamiento social, pero los pocos viajeros que lo frecuentaban rara vez utilizaban algún equipo de protección como las mascarillas.

Sin embargo, algunos gobiernos han reconsiderado su posición frente a este tipo de protección durante los últimos días, y ahora se están haciendo las gestiones necesarias para que las personas usen barreras faciales como medida preventiva. España ha sido uno de ellos.

Referencia:

Spain death toll falls as some sectors go back to work. https://medicalxpress.com/news/2020-04-spain-death-toll-falls-sectors.html