Italia ha sido uno de los países más afectados por el COVID-19, principalmente porque el aumento de los contagios colapsó sus hospitales: los médicos, enfermeras y personal de salud se hicieron insuficientes para abastecer la amplia demanda de atención médica, al igual que los equipos médicos y ventiladores mecánicos para atender los casos más graves.

En medio de esa situación las autoridades hicieron un llamado a los médicos y enfermeras que tenían poco tiempo jubilados a volver a sus funciones durante la crisis para colaborar en los hospitales mientras se contenía la gripe, propuesta que fue aceptada por muchos profesionales del área.

Cuando este tipo de brotes ocurren, una de las principales preocupaciones es que las instalaciones y personal sanitario no sean suficientes para atender a todos los pacientes afectados. Las consecuencias de esto son una gran cantidad de muertes que podrían haberse evitado, así como bajas en el personal que labora en los hospitales.

Para evitar un escenario tan catastrófico, los fideicomisos del National Health Service del Reino Unido (NHS) han estado reclutando a veterinarios para ayudar a aligerar la pesada carga que yace sobre los hombros del personal de salud que se encuentra trabajando actualmente con los enfermos de COVID-19.

Veterinarios y dentistas como asistentes respiratorios

Fideicomisos como la fundación de NHS de Torbay y South Devon han recibido alrededor de 150 veterinarios voluntarios que se han ofrecido como asistentes respiratorios para ayudar durante la pandemia. Según se ha informado, estos no tendrán poder para tomar decisiones sobre el triaje, la intubación o la retirada del tratamiento médico, sino que ayudarán al personal calificado en determinadas actividades.

“Hemos recibido muchas ofertas de ayuda voluntaria del personal veterinario que tiene habilidades valiosas que pueden usarse para apoyar al personal de primera línea que se ocupa de problemas respiratorios”, señaló un portavoz del fideicomiso.

Siguiendo este ejemplo, la fundación de NHS de los hospitales de Hampshire ha invitado a veterinarios, enfermeras veterinarias y e incluso a profesionales dentistas a solicitar puestos como trabajadores de apoyo junto a la cama para aminorar la carga de trabajo actual.

Veterinarios ayudan de diferentes formas durante la crisis

El tema ciertamente puede generar desconfianza, y las agencias del área están de acuerdo con ello. Es por ello que el Royal College of Veterinary Surgeons emitió un comunicado en el que plantean algunas recomendaciones para que sus miembros colaboren durante la pandemia.

Los veterinarios pueden ayudar a las industrias de producción ganadera, en garantizar la higiene de la carne y otros alimentos de importación y exportación antes que trabajar como voluntarios con el NHS.

Por el momento, se sabe que estos profesionales han estado colaborando de otras formas, como con la donación de material médico. Este jueves, los veterinarios de Willow Farm, un equipo que trabaja en el norte de Inglaterra, dijeron que habían donado 4.000 batas protectoras ante la preocupación por la posible escasez en los hospitales.

Asimismo, portavoces del VetPartners, con sede en York, confirmaron a principios de esta semana que estaban donando máscaras, delantales, guantes y ventiladores al servicio de salud.

Respecto a esto último, la Dra. Rachel Dean, directora de investigación clínica y excelencia en la práctica en VetPartners, destacó que algunos ventiladores utilizados en animales eran similares a los utilizados en humanos, particularmente en niños.

¿Es legal que los veterinarios atiendan a humanos?

Por su parte, Eleanor Ferguson, secretaria del Royal College of Veterinary Surgeons, hizo mención de los temas éticos y legales respecto a esta colaboración. En su declaración, señaló que de solicitar personal veterinario para ayudar con el COVID-19, los fideicomisos del NHS deben confirmar que este posea habilidades para ejercer dichas funciones.

“Si los fideicomisos locales del NHS eligen emplear a profesionales veterinarios para que desempeñen funciones que no están reservadas por ley a médicos, enfermeras u otros profesionales regulados, deben estar satisfechos de que el individuo tenga las habilidades y competencias para hacer ese papel.

Sin embargo, cualquier profesional veterinario empleado en estos roles no debe tergiversar su posición ante los pacientes y debe tener cuidado de no presentarse como un médico o enfermera con licencia”.

Y, por supuesto, también resaltó el hecho de que los profesionales veterinarios no deberán usurpar en ningún momento el título de médico o enfermera con licencia frente a sus pacientes. Se trata de una colaboración momentánea debida a la insuficiencia actual de personal.

Referencia:

Vets recruited to work in hospitals during coronavirus outbreak. https://www.theguardian.com/science/2020/apr/09/vets-recruited-to-work-in-hospitals-during-coronavirus-outbreak