A pesar de los efectos negativos mencionados hasta ahora, el confinamiento en casa también podría hacer que las parejas decidan demostrarse su amor con mucha más frecuencia y eficacia. Sin embargo, esto no parece limitarse únicamente a los humanos, sino también a los animales.

Una noticia un poco graciosa, pero no por ello menos importante, está rodando por las redes y llamando la atención de muchas personas. Esta semana, dos pandas que viven en Ocean Park, un zoológico en Hong Kong, lograron aparearse naturalmente tras casi una década de intentos fallidos.

La privacidad parece estimular a los animales del zoológico

Dos pandas, una hembra y un macho llamados Ying Ying y Le Le respectivamente, habían intentado aparearse desde el año 2010 pero sin tener éxito, según informan los portavoces del zoológico en que residen.

Los pandas habían practicado lo suficiente durante casi una década, pero tal parece que la reciente privacidad que les ha proporcionado la ausencia de visitas al zoológico causada por la pandemia de COVID-19 ha supuesto el escenario perfecto para consumar su acto de amor.

Ocean Park se encuentra cerrado desde hace un tiempo por las medidas de distanciamiento social implementadas para contener la propagación del coronavirus, y todo indica que las nuevas condiciones han influido en el comportamiento de los animales.

Reproducción difícil

Aunque gracioso, se trata de un hecho importante si tomamos en cuenta que la reproducción de los pandas es un tanto compleja, y más aún en cautiverio, ya que pierden el deseo sexual.

Las hembras alcanzan su madurez sexual a los cinco años y los machos a los siete. Sin embargo, las hembras pandas solo ovulan una vez al año durante la primavera, y de hecho, solo pueden concebir durante dos o tres días alrededor del periodo de ovulación. Para ello, un grupo de pandas machos deben competir y obtener el derecho de copular con la hembra, pero además de ello tienen que gustarse y ser compatibles.

En 2015, tanto Ying Ying como Le Le habían participado de un programa de inseminación artificial en Wolong en Sichuan, y el semene de Le Le fue usado para inseminar también a otras hembras. Ying Ying, su pareja, logró quedar preñada, pero poco después sufrió un aborto espontáneo.

Una posible cría de panda

Prevenidos de que ya se encontraban en su temporada de apareamiento, los cuidadores del Ocean Park habían estado midiendo los niveles hormonales de Ying Ying, y la noticia de que han logrado aparearse aumenta las probabilidades de concebir una cría.

Como indicó Michael Boos, director de conservación del zoológico, en un comunicado “las probabilidades de embarazo tras un apareamiento natural son mucho mayores que en el caso de la inseminación artificial”, por lo que hay gran entusiasmo.

Como explicamos en un artículo sobre el tamaño de las crías, el embarazo de los pandas suele durar en promedio, unos cinco meses, pero algunas gestan hasta por 10 meses. Es por ello que los veterinarios del zoológico seguirán muy de cerca la evolución de la hembra en los próximos meses.

Y es que el embarazo solo puede ser confirmado por ultrasonido entre 14 y 17 días antes del nacimiento de la cría, que al nacer suele ser muy pequeña. Lo bueno es que existen otras señales, como cambios hormonales y de comportamiento.

“Si el apareamiento fue exitoso, veremos algunas señales de preñez ya a fines de junio, como fluctuaciones hormonales o cambios en el comportamiento”, afirmó Boos.

Otros efectos positivos de la pandemia

Vemos pues, que a pesar de que la pandemia ha causado la muerte de decenas de miles de personas en todo el mundo, nos ha llevado a encerrarnos y ha afectado seriamente hasta las mejores economías, ha tenido un efecto positivo en otros aspectos.

Varios informes han revelado que la reducción de la actividad humana ha tenido un impacto ambiental positivo importante: los populares canales de la ciudad de Venecia, en Italia, se han mostrado mucho más cristalinos con la ausencia de turistas, así como la vida silvestre que ha regresado para tomar parte de su territorio.

Además, se han registrado reducciones de los niveles de dióxido de carbono y otros contaminantes en la atmósfera, lo cual ha sido corroborado por imágenes tomadas por la agencia espacial de Estados Unidos, NASA, y la Agencia Espacial Europea (ESA, por sus siglas en inglés).

Aunque la situación es precaria para los humanos, nuestro planeta y las otras especies que lo habitan están tomando un respiro de nuestra intervención y malos hábitos. ¿Habremos aprendido algo al final de esta experiencia?

Referencia:

Coronavirus: la pareja de pandas que logró aparearse (en la privacidad de la cuarentena) después de 10 años de intentarlo. https://www.bbc.com/mundo/noticias-52217615