En un esfuerzo por acelerar la investigación del COVID-19, científicos del Imperial College de Londres se han asociado con la Fundación Vodafone para lanzar el proyecto de investigación Corona-AI.

Los usuarios de teléfonos inteligentes pueden colaborar en este esfuerzo descargando la aplicación gratuita DreamLab y activándola todas las noches antes de cargar sus teléfonos o irse a dormir. En conjunto, esto creará una supercomputadora virtual que puede procesar millones de cálculos.

Una supercomputadora virtual

La aplicación funciona mediante la creación de una red de teléfonos inteligentes para alimentar una supercomputadora virtual capaz de procesar miles de millones de cálculos, sin recopilar, procesar ni revelar datos personales de los usuarios. Este enfoque ya ha ayudado a encontrar posibles nuevos medicamentos contra el cáncer y ahora apunta a ayudar en el lucha contra la pandemia de coronavirus.

El proyecto Corona-AI tiene dos fases; la primera se centrará en el descubrimiento de moléculas basadas en fármacos ya disponibles y alimentos, mientras que la fase dos implicará combinar candidatos de fármacos y moléculas para crear tratamientos y proporcionar asesoramiento nutricional.

DreamLab utiliza una red de supercomputación móvil para analizar millones de datos, reduciendo el tiempo para hacer descubrimientos puntuales.

Si bien la investigación experimental tradicional y los métodos de investigación estándar podrían tardar años en desarrollarse, el enfoque de procesamiento móvil basado en la nube de DreamLab puede reducir drásticamente el tiempo necesario para analizar la gran cantidad de datos que existe.

A una computadora de escritorio con un procesador de ocho núcleos funcionando las 24 horas del día le tomaría décadas procesar esta cantidad de datos, pero una red de unos 100.000 teléfonos inteligentes que funcionen seis horas por noche podrían hacer el trabajo en solo un par de meses.

Aprendizaje automático

El coronavirus SARS-CoV- 2, causante de la pandemia en curso, necesita anfitriones para sobrevivir y replicarse, en este caso, nosotros. Esto lo hacen “secuestrando” los procesos celulares y utilizando nuestras propias proteínas para ayudarlos a sobrevivir. Las complejas interacciones entre las proteínas del virus y las nuestras se denominan redes de interactoma virus-huésped.

Los medicamentos antivirales tradicionales solo se dirigen a una de las proteínas involucradas, pero esto deja la posibilidad de que el virus mute para sortear el obstáculo creado por el medicamento. Lo ideal es que cualquier tratamiento desarrollado sea capaz de abordar múltiples partes de la red interactoma virus-host.

Los usuarios de teléfonos inteligentes pueden colaborar en este esfuerzo descargando la aplicación gratuita DreamLab y activándola todas las noches antes de irse a dormir.

Aquí es donde entra en juego el poder de supercomputación de los teléfonos inteligentes. DreamLab utiliza aprendizaje automático en una red de supercomputación móvil para analizar miles de millones de combinaciones de medicamentos existentes, moléculas basadas en alimentos e interacciones genéticas, reduciendo fundamentalmente el tiempo necesario para hacer descubrimientos puntuales.

En referencia al proyecto, el investigador George Hanna, profesor en el Departamento de Cirugía y Cáncer del Imperial College de Londres, comentó:

“Estos son tiempos sin precedentes que exigen soluciones científicas radicales e igualmente inéditas. El equipo del proyecto Corona-AI ha tomado su conocimiento y éxito en el uso de la tecnología de aprendizaje autómatico para descubrir propiedades anticancerígenas en medicamentos y alimentos existentes y poner eso en uso contra esta nueva amenaza global”.

Referencia: New COVID-19 project will use the power of smartphones to search for treatments. Immperial College London Health News, 2020. https://bit.ly/3bYNCtB