Una vacuna que demostró ofrecer protección completa a ratones contra una dosis letal de MERS-CoV, el coronavirus que causa el síndrome respiratorio del Medio Oriente (MERS) está siendo utilizada como plataforma para desarrollar un candidato a vacuna contra el virus pandémico SARS-CoV-2, un pariente cercano.

La vacuna MERS, que se basa en el uso del virus de la parainfluenza (PIV5), está diseñada para expresar la proteína de espiga (proteína S) de la envoltura del MERS-CoV que media la entrada viral en las células objetivo. Las pruebas en ratones demostraron que sólo una dosis relativamente baja de la vacuna ofreció protección a una cantidad letal del coronavirus MERS, y mejoró la eliminación del virus en los pulmones.

Amazon está en conversaciones con laboratorios de pruebas de COVID-19 para combatir la pandemia

Prioridad global

Sobre la base de estos resultados, investigadores de la Universidad de Iowa y de la Universidad de Georgia, han utilizado este diseño como base para el desarrollo de una vacuna candidata que expresa la proteína de espiga del SARS-CoV-2, causante de la pandemia en curso.

El hallazgo abre una potencial vía de inoculación efectiva contra el coronavirus SARS-CoV-2, uno de los objetivos más ansiados de la comunidad científica en la actualidad.

A la fecha, no se dispone de ninguna vacuna o alternativa terapéutica antiviral para tratar el MERS o COVID-19, enfermedad que produce el SARS-CoV-2, que dado la situación actual, es una prioridad global. En atención a esta necesidad, los investigadores desarrollaron una vacuna candidata que comprende un vector viral PIV5 que expresaba la proteína S de la envoltura viral del MERS-CoV.

Habiendo probado que el constructo del virus expresaba la proteína S cuando se usaba para infectar células cultivadas en el laboratorio, los investigadores llevaron a cabo experimentos in vivo con la vacuna PIV-5-MERS-S en ratones.

Estrategia potencial

Estas pruebas mostraron que todos los animales a los que se les administró una única dosis intranasal de la vacuna estaban protegidos contra una cantidad letal con MERS-CoV, mientras que los animales de control murieron tras el desafío viral.

En conjunto, estos resultados indicaron que la inmunización PIV5-MERS-S resultó en un aumento significativo de la respuesta de las células T CD8 específicas para la proteína S en el MERS-CoV. Al respecto, el investigador David K. Meyerholz, académico en el Departamento de Patología de la Universidad de Iowa y coautor del estudio, indicó:

“El hallazgo de que la vacuna PIV5-MERS-S protegió a los ratones contra el desafío letal de MERS-CoV en una sola dosis, sugiere su potencial uso como vector de la vacuna para virus emergentes como el SARS-CoV-2”.

¿Qué tan precisas son las pruebas que detectan el coronavirus en las superficies?
La imagen muestra una impresión 3D de una proteína espiga en la superficie del SARS-CoV-2, el virus que causa la enfermedad COVID-19.

Para finales del año 2019 se identificó en Wuhan, China, el coronavirus SARS-CoV-2 que provoca COVID-19, una enfermedad respiratoria que puede resultar fatal. Hasta ahora, este virus es responsable de una carga de enfermedad significativa, con más de 1.300.000 casos y más de 70.000 muertes a nivel global.

El hallazgo de que la vacuna desarrollada para provocar una respuesta inmune al MERS fue efectiva en ratones, abre una potencial vía de inoculación efectiva contra el coronavirus SARS-CoV-2, probablemente el objetivo más ansiado de la comunidad científica en estos tiempos de pandemia.

Referencia: Single-Dose, Intranasal Immunization with Recombinant Parainfluenza Virus 5 Expressing Middle East Respiratory Syndrome Coronavirus (MERS-CoV) Spike Protein Protects Mice from Fatal MERS-CoV Infection. mBio, 2020. https://doi.org/10.1128/mBio.00554-20

Más en TekCrispy