En un documento reciente, la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha desaconsejado el uso de mascarillas elaboradas con algodón en el contexto de la pandemia de COVID-19 ya que estas, además de ineficaces como barrera protectora, pueden ser una fuente potencial de infección.

Mascarillas de algodón se contaminan fácilmente

La OMS ha publicado un nuevo informe en el que explica la función y eficacia de los equipos de protección individual para prevenir el contagio de COVID-19, la enfermedad causada por el nuevo coronavirus SARS-CoV-2.

Como es de esperar, las mascarillas no podían faltar, que desde hace meses se han convertido en un símbolo representativo del 2020 y de lucha contra el COVID-19, aunque su eficacia ha sido discutido en varias oportunidades.

Una de las grandes preocupaciones es el hecho de que, ante la escasez de mascarillas quirúrgicas, muchas personas han decidido elaborar las suyas en casa con retazos de tela, lo cual ha generado opiniones muy diversas por parte de las autoridades.

Y aunque es un requisito salir con ellas a la calle en algunos países, los gobiernos de otros han desaconsejado su uso ya que la OMS y los expertos en el tema indican que estas no proveen ningún tipo de protección contra la infección contra el coronavirus.

En este informe en particular la OMS advierte que las mascarillas elaboradas con algodón pueden resultar incluso perjudiciales. Más allá de proporcionar una sensación de falsa seguridad, estas pueden representar una fuente potencial de infección ya que no son resistentes a los fluidos. Al poder retener humedad, es más fácil que se contaminen, por lo que parecen ser la peor opción de protección.

Sin embargo, esto no quiere decir que, en lugar de ellas, deberían usarse las mascarillas hechas con materiales sintéticos. No existe evidencia científica que sugiera que estas son en realidad efectivas para proteger al personal de salud que atiende a las personas infectadas con SARS-CoV-2.

Esterilización antes del uso

Ante esto, la agencia desaconseja totalmente el uso de estas mascarillas, sobre todo por parte del personal sanitario pues hasta el momento no se sabe qué microorganismos son capaces de atravesar la barrera de protección que supone el algodón con el que son elaboradas.

Asimismo, la agencia recordó que todas las mascarillas, así como las batas, guantes o gafas, deben ser esterilizadas antes de su uso, y una vez utilizadas, deben ser desechadas porque tienen una alta probabilidad de quedar contaminadas con el coronavirus.

Por último, enfatizan que el uso de mascarillas está recomendado principalmente para los profesionales de salud, personas infectadas con el nuevo coronavirus y todas aquellas que mantengan contacto estrecho con un paciente con COVID-19.

Referencia:

La OMS avisa de que las mascarillas de algodón pueden ser una fuente potencial de infección. https://www.infosalus.com/salud-investigacion/noticia-oms-avisa-mascarillas-algodon-pueden-ser-fuente-potencial-infeccion-20200407124058.html