De nuevo, los organizadores del Festival de Cannes son bastante tajantes con respecto a su decisión de no cambiar la fecha del evento; pero, en esta oportunidad han asegurado que de no poder realizarse de “forma física”, tampoco contaremos con una versión digital.

De acuerdo a lo afirmado por el director del festival, Thierry Frémaux, el “alma” de un evento como este está en la experiencia que viven los asistentes, lo que quiere decir que un modelo digital o virtual “no funcionaría”. “Deberíamos comenzar preguntando a los titulares de derechos si están de acuerdo”, agregó en sus declaraciones a Variety.

Por si alguno se pregunta por qué se debería cancelar el Festival de Cannes, tiene todo que ver con la pandemia mundial por el coronavirus, y la prohibición de mantener a personas aglomeradas en un mismo espacio. Sin embargo, los organizadores del evento se han mostrado bastante reacios en cambiar la fecha, y solo se han mantenido atentos.

No obstante, tampoco han actuado tan irresponsablemente. El evento estaba pautado para el 19 de marzo, pero por todo lo que ha estado ocurriendo por la cuarentena preventiva, los organizadores lo pospusieron para fines de junio o principios de julio. De forma optimista, están apuntando a que para el verano, todos podremos volver a nuestras vidas, como antes.

“Los directores están motivados por la idea de mostrar sus películas en una pantalla grande y compartirlas con otros en eventos como los festivales, no para que sus trabajos terminen en un iPhone. Si se cancelan todos los festivales, tendremos que pensar en una forma de exhibir las películas, para evitar perder un año, pero no creo que una alternativa precaria e improvisada de Cannes o Venecia sea la solución”, dijo.

Siguiendo las declaraciones de Frémaux, tiene en gran parte mucha razón con lo que dice. Producciones como ‘Top Gun: Maverick’ de Paramount Pictures o ‘Soul’ de Pixar Animation fueron creadas para la pantalla grande, a diferencia de un ‘The Irishman’ que vio la luz como una cinta destinada al streaming. Por lo que, sería casi una falta de respeto que las grandes producciones que iban camino al festival quedaran reducidas a lo digital.

¿Debemos entonces pensar mal de los organizadores de Cannes? Nada que ver, es normal que se muestren negativos a una versión digital, sobre todo porque son grandes amantes de lo cinematográfico; por lo mismo, se mantienen bastante fuertes con su decisión de ser pacientes, aunque Francia también ha tenido que cerrar “sus puertas” por las muertes y casos por el COVID-19.

De nuevo, el Festival de Cannes y su posibilidad de ocurrir, o no, son el centro de la noticia. Por lo que solo debemos permanecer atentos a las decisiones no virtuales.