Es bien sabido que en América Latina y en España, responder con “salud” o “a tu salud” luego de que una persona estornuda es algo de nuestro día a día. Es una respuesta prácticamente automática que, en realidad, no es igual en todo el mundo.

Por ejemplo, en países de habla inglesa como Estados Unidos e Inglaterra el uso común es “bess you”, que se traduce como “te bendigo”, y a pesar de que la intención es la misma (dar respuesta a la persona que estornuda), los significados difieren en varios sentidos.

Entonces, la respuesta a porqué sucede esto puede que esté en el origen de esta tradición, pero, ¿por dónde empezar?

A lo largo de la historia, numerosos investigadores se han dedicado a develar la respuesta, pero honestamente los resultados no han sido muy convincentes. Hay varias anécdotas al respecto, como una que se remonta al año 750 durante la época de la peste bubónica, cuando el papa Gregorio creía que los estornudos eran síntomas de que la persona había contraído la enfermedad. Así, decirle “Dios te bendiga” a la persona que estornudaba era una especie de oración en el lecho de muerte.

Esto también se asocia un poco con las diferentes variaciones de “salud”, demostrando que estas tienen como objetivo presagiar un mal augurio. La persona que estornuda definitivamente necesita buenos deseos, porque está en peligro de muerte inminente. Tétrico, ¿no?

Sin embargo, esta teoría no es aplicable en todo el mundo, aunque sí hay algo de intervención divina.

Otra anécdota es más antigua que la anterior, pues se trata de una cita encontrada en la historia de aventuras ‘Anabasis’ de Jenofonte, escrita en el 370 a.C. La misma reza lo siguiente:

“Mientras decía esto, un hombre estornudó [πτάρνυταί], y cuando los soldados lo escucharon, todos con un solo impulso hicieron reverencia al dios; Y Jenofonte dijo: “Me muevo, caballeros, ya que en el momento en que estábamos hablando de la liberación, un presagio [οἰωνὸς] de Zeus el Salvador nos fue revelado…”

Esto encaja con la creencia griega de que los dioses tienen influencia en las cosas que suceden en la Tierra. El experto en Grecia, Brice C. Jones, responsable de conseguir esta cita, asegura que esta intervención divina era sobre aquellas cosas que los hombres no pueden controlar, dentro de las cuales, por supuesto, se encuentran los estornudos.

Entonces, ¿qué significan realmente los estornudos? ¿Buena o mala intervención divina? Y en el caso de las respuestas a los estornudos, ¿realmente desean buena salud o es una afirmación de que hay una enfermedad inevitable?

Además de estas respuestas, aún hay más formas de responder a estornudos y algunas son incluso distintas a la del idioma que se habla en el país. Un buen ejemplo es el “gesundheit”, una expresión alemana utilizada en Estados Unidos que se traduce como “gracias” o “salud”. Es decir, otra ambigüedad.

El “gesundheit” también es utilizado a modo de felicitación, como “le deseo buen gesundheit”, y también como expresión durante los brindis. Sin embargo, este modo de empleo dejó de ser tan común en el país angloparlante luego de la Primera Guerra Mundial, aunque sí se mantuvo como respuesta a los “¡achús!”.

Y hablando de “¡achús!”, quizás una de las formas más raras de respuesta luego de un estornudo es el que se usa en Serbia. De por sí, en el país no se acostumbra a decir nada luego de un estornudo, aunque si proviene de un niño, lo más probable es que luego se escuche a alguien diciendo “pis maco”, lo que se traduce como “vete, gatito”.

¿Y ahora qué tiene que ver un gato con un estornudo? Pues es simple, el sonido. Si un niño estornuda, lo más probable es que onomatopéyicamente se asemeje a la frase “pis maco”. Es como si en inglés, un estornudo se respondiera con “choose”, que significa “elegir” en español, simplemente porque la palabra se parece al estornudo.

En los países árabes, los estornudos tienen una connotación positiva, muy diferente a los bostezos, que son negativos. Luego de un estornudo, es común escuchar alabanzas a Allah o frases como “que Allah tenga piedad de ti”.

En Europa es normal que los estornudos sean respondidos con frases como “salud” o “larga vida”, mientras que en Asia Oriental no se responde nada en absoluto.

En América Latina y en algunas lenguas judías, también sucede algo bastante peculiar, pues si hay una fila de varios estornudos, cada uno de ellos tiene una respuesta distinta. En América Latina, varios estornudos son respondidos como “salud”, “dinero” y “amor”, mientras que en yiddish se responde con “a la salud, a la vida y a los largos años” o bien se puede responder “a la salud, a la vida y al cabello largo”.

Entonces, entre salud, bendiciones, agradecimientos, gatitos y cabello largo, no obtenemos una respuesta concreta del significado o el origen de las famosas expresiones luego de un estornudo. Sin embargo, de lo que sí estamos seguros es que luego de saber esto, no volverás a ver los estornudos de la misma manera (o quizás comenzarás a ahuyentar gatitos, como los serbios).

Fuente: https://www.atlasobscura.com/articles/sneeze-bless-you-response