A estas alturas, no hay duda de que el coronavirus ha cambiado nuestra realidad de una forma que jamás nos imaginamos. Con el inicio de abril, nos adentramos en el cuarto mes de lucha continua contra el COVID-19.

Recientemente, se reportó que los casos detectados de esta enfermedad en todo el mundo superaban el millón de individuos. Afortunadamente, con relación a este número, la cantidad de fallecidos se ha mantenido relativamente baja con menos de 70 mil individuos afectados.

No obstante, esta sigue siendo una cifra impresionante para un periodo de tiempo tan corto. El constante aumento de este conteo ha instado a las naciones a trabajar más duro en la búsqueda de medios para combatir la enfermedad.

Pero, tal parece que, estos números que constantemente seguimos para entender el progreso del COVID-19 por el mundo, aún no están cerca del total verdadero de casos que existen. Ya con un millón de afectados el planeta entero se sacude en preocupación, ahora, parece que esta cifra podría ser mucho mayor de lo reportado.

Solo se diagnostican, en promedio, el 6% de los casos en el mundo

Los investigadores Christian Bommer y Sebastian Vollmer, de La Universidad de Gotinga, Alemania, recientemente hicieron un par de publicaciones en cuanto a estas diferencias en el conteo.

Según sus estimaciones, ningún país ha logrado detectar en su totalidad la cantidad de casos. De hecho, muy pocos han logrado siquiera conseguir un porcentaje de detección significativo. La única excepción a esto sería Corea del Sur que, con su programa de monitoreo diario, medidas de cuarentena y rastreo de contactos, fue capaz de detectar hasta el 50% de los contagios en su territorio.

Asimismo, las evaluaciones de los investigadores sacaron a la luz que, el promedio de detección del número de casos de COVID-19 en el mundo es tan solo de un 6%. Lo que indica que, la situación real del contagio de la enfermedad es mucho más alta en comparación con lo que presentan las cifras oficiales.

En Europa, los países más afectados por la enfermedad, Italia y España, presentaron tasas de detección de 3,5% y del 1,7% respectivamente. Por su parte, el Reino Unido, que también empieza a mostrarse gravemente afectado, presentó un promedio de diagnóstico de solo 1,2% –uno de los más bajos registrados.

Siguiendo esta misma línea, Estados Unidos, el país más golpeado por el COVID-19, mostró una capacidad de detección de 1,6%. Además de esta baja capacidad de diagnóstico de la enfermedad, las últimas dos naciones también han sufrido debido a que tardaron en tomar adecuadas medidas preventivas ante la llegada del coronavirus.

En el otro lado del espectro podemos encontrarnos con Alemania, este país también está recibiendo un golpe fuerte de parte del COVID-19. Sin embargo, cuenta con un sistema de salud fuerte que no solo les ha permitido hacer frente a la universidad, sino también conseguir un relativamente elevado promedio de detección de 15,6%.

Los estudios sugieren más de 10 millones de casos… solo en EE.UU.

En la actualidad, casi 300 mil casos del COVID-19 se encuentran relacionados con Estados Unidos. Pero, según los análisis de Bommer y Vollmer este número se queda tremendamente corto.

Para la fecha, estiman que los casos no detectados en EE.UU. llegan a posicionarse cerca de los 10 millones. Por su lado, consideran que otras naciones como España ya podrían contar con 5 millones de casos sin confirmar y que Italia, que ha estado disminuyendo sus conteos de contagios en la última semana, podría encontrarse con al menos 3 millones de contagiados sin diagnosticar.

Como uno de los menos afectados hasta la fecha, el Reino Unido presentó en el esquema unos posibles 2 millones de casos no diagnosticados. Por ahora, claramente estas se tratan de especulaciones realizadas según los datos obtenidos de parte de los países y un proceso de observación de sus medidas de acción, además del análisis del comportamiento y capacidad de contagio del virus.

Los investigadores se han encargado de aclarar que su estudio no tiene la intención de competir por ningún reconocimiento. De hecho, lo que buscan con el mismo es dar a conocer al mundo la verdadera situación del coronavirus, para que podamos comenzar a tomar medidas acordes a esta.

¿Qué hacer con esta información?

Bommer y Vollmer consideran que los datos presentados en su investigación podrían ser de gran ayuda para los líderes de las naciones afectadas. Después de todo, les podría permitir tener un panorama más real de la situación de su país y, por consiguiente, también contar con datos más precisos que les permitan tomar decisiones más acertadas.

Con ello, se podrían desarrollar mejores políticas de acción a largo plazo. Asimismo, su escrito también se convierte en una llamada de atención a los países para que estos refuercen sus sistemas de detección del contagio. Ya que, sin ellos, será prácticamente imposible llegar a controlar el avance del virus.

Referencias:

Average detection rate of SARS-CoV-2 infections is estimated around six percent: www.uni-goettingen.de/de/document/download/ff656163edb6e674fdbf1642416a3fa1.pdf/Bommer%20&%20Vollmer%20(2020)%20COVID-19%20detection%20April%202nd.pdf

Estimates of the severity of coronavirus disease 2019: a model-based analysis: https://doi.org/10.1016/S1473-3099(20)30243-7