Una de las grandes preocupaciones ambientales de nuestra época es el blanqueamiento de los corales, organismos que forman arrecifes que constituyen uno de los ecosistemas más diversos en la Tierra y que son claves para mantener el equilibrio en las profundidades marinas.

Sin embargo, el calentamiento global no ha cesado y las consecuencias siguen avanzando a pesar de la situación mundial actual. Un nuevo informe de Terry Hughes en la Universidad James Cook en Australia ha revelado que la Gran Barrera de Coral de Australia ha experimentado su tercer evento de blanqueamiento masivo en cinco años, y que tres secciones de este arrecife se han visto gravemente afectadas.

Tres secciones afectadas simultáneamente

Durante las últimas dos semanas de marzo, Hughes y sus colegas llevaron a cabo un estudio aéreo que reveló que el 25 por ciento de la Gran Barrera de Coral se Australia había experimentado un blanqueamiento pronunciado,y que el 35 por ciento de la misma se había blanqueado de manera moderada.

Los investigadores señalan que el daño ocurrió en febrero cuando el arrecife estuvo expuesto a las temperaturas más altas registradas en las aguas en las que se ubica, resultando afectadas las secciones norte, central y sur del arrecife.

Ya en el pasado habían ocurrido cuatro eventos de blanqueamiento coral importante, en 1998, 2002, 2016 y 2017, con la diferencia de que estos solo afectaron entre una y dos secciones del arrecife. Sin embargo, Hughes asegura que esta es la primera vez que las tres secciones experimentan de manera simultánea un blanqueamiento severo, lo cual cataloga de “desgarrador”.

El impacto del blanqueamiento coral sobre la biodiversidad

Los arrecifes de coral son estructuras importantes para vida en los océanos ya que proporcionan un hogar seguro y ameno para una variedad de especies marinas. Pero con este tipo de eventos es probable que muchas de estas los abandonen o parezcan en el proceso.

Los expertos anticipan que algunos de los corales dañados podrían restituirse, incluyendo las especies más resistentes al calor y las que solo se blanquearon de manera ligera, mientras que otras probablemente fueran “cocinadas” en el pico de la ola de calor registrada a principios de este año.

Tristemente, otros morirán de manera lenta en los próximos meses a causa del estrés un proceso que será monitoreado por los investigadores entre octubre y noviembre para conocer el verdadero impacto.

Normalmente, la recuperación de los arrecifes de coral toma alrededor de una década, incluso para aquellos de más rápido crecimiento. Sin embargo, el último evento de blanqueamiento ocurrió en 2017, hace menos de cinco años, por lo que esta noticia no es para nada alentadora. “Tener tres eventos en cinco años es una muy mala noticia”, dice Hughes.

Pero el gran problema sigue siendo la mano del hombre. El calentamiento global ha propiciado olas de calor que no solo sofocan a los seres humanos, sino también a los ecosistemas y cada elemento que los constituye. Por ende, sigue siendo necesario reducir las emisiones de gases de efecto invernadero para lograr este cometido.

Referencia:

The Great Barrier Reef has suffered its most widespread bleaching yet. https://www.newscientist.com/article/2239957-the-great-barrier-reef-has-suffered-its-most-widespread-bleaching-yet/