La crisis a nivel mundial por “culpa” de la pandemia del coronavirus no solo tiene a todos en sus casas cumpliendo con la cuarentena preventiva, sino que también está aumentando la ansiedad y las preocupaciones en ciertas industrias que han tenido que parar su producción de ingresos por no poder salir a las calles.

En este caso, de nuevo, hablaremos de la industria del cine, sobre todo de las salas de cine –que son las más afectadas en todo este proceso–. Por ejemplo, en Reino Unido, el sector que trabaja en los teatros está altamente preocupado por la situación de sus pagos y los despidos autorizados por el gobierno.

Por su parte, también en el continente europeo, España está viendo que decisiones tomar con respecto los estrenos de sus producciones ya listas para salir; ya que, como las salas están completamente cerradas se están debatiendo si esperar a que todo se reactive o salir en plataformas streaming.

Quienes para este momento no se hayan dado cuenta del impulso que recibieron los servicios de streaming por todo lo de la cuarentena y la estadía en casa, sin duda ha estado pendiente de otro tipo de noticias, de igual forma relevantes para estos momentos. Pero, para eso estamos, para aportarle anuncios distintos a sus días.

Mudar temporalmente el cine a la casa

Hace unos días, la distribuidora A Contracorriente Films (España) declaró que estaba en sus planes estrenar sus películas gracias a las plataformas streaming, específicamente a través de una habilitada para los estrenos durante los meses que dure la cuarentena. Es decir, se están preparando para el escenario en el que aún después de abril sigamos en casa.

Por otro lado, varios cines españoles se han sumado a un sitio web llamado salavirtualdecine.com –creado como un espacio para que el público acceda desde sus dispositivos inteligentes (desde celulares, computadores y televisores) para poder ver estrenos programados para las salas físicas–, increíble, ¿no lo creen?

Asimismo, la Asociación Estatal de Cine (AEC) se encuentra negociando junto con el Instituto de la Cinematografía y de las Artes Audiovisuales (ICAA) para poder llevar todos los estrenos destinados a los teatros hasta las distintas plataformas digitales ya existentes, para así no perder la oportunidad del lanzamiento.

Lo “lógico” no siempre es lo “correcto”

Cualquier que lea estas líneas estaría de acuerdo en afirmar que esas decisiones de migrar los estrenos al streaming, es lo más lógico; sobre todo porque países como China ya lo están aplicando, así que España u cualquier otro país no están descubriendo el agua tibia, como dicen por ahí.

Sin embargo, si bien esto es solo por el tiempo que dure la cuarentena y que sería una medida que “no costaría dinero al Estado, pero sí nos ayudaría a rebajar el impacto que está teniendo la pandemia sobre nuestro negocio” –de acuerdo a lo que afirmó el director general de la AEC, José Nevado–, hay que también admitir que esto podría cambiar el juego para las salas de cine y para “siempre”.

¿La preocupación? Como precisamente se desconoce hasta cuando exactamente durará esta “estadía en casa”, la audiencia podría acostumbrarse mucho más a disfrutar del cine en streaming que de ir al establecimiento físico, como lo hacía antes.

La verdad es que por mucho que suene lógica la decisión de los estrenos en streaming –y, que sin duda alguna, esto nutriría muchísimo al segmento de transmisión y le daría más “rounds” a las conocidas Streaming Wars–, este momento que se está viviendo es preocupante para cualquiera, tanto para los productores y distribuidores como para el espectador.