En respuesta a la pandemia del coronavirus, países de todo el mundo han adoptado por restringir el movimiento de los ciudadanos en cuestión de días, alterando drásticamente su forma de vivir, una situación que lleva a millones de personas a preguntarse cuándo podrán reanudar su vida normal.

Las perspectivas en el futuro inmediato no están claras. A la fecha, varios países anuncian la extensión de las medidas de contención. Un reciente análisis sugiere que la política de confinamiento debería extenderse al menos por 6 semanas, pero, según los expertos, levantar las restricciones no sería factible sin antes cumplir ciertas condiciones.

¿Mayores de 60 años requieren las mismas precauciones contra el coronavirus?

Impacto a largo plazo

Está claro que la estrategia actual de cerrar grandes sectores de la sociedad no es sostenible a largo plazo, ya que el daño económico y social sería catastrófico pudiendo tener un impacto comparable, o incluso mayor, al de la pandemia en sí.

Lo que los países necesitan es una “estrategia de salida”, una forma de levantar las restricciones y volver a la normalidad. Cualquier estado que en estos momentos esté considerando suavizar el distanciamiento social debería inicialmente tener una tendencia descendente demostrada en los casos durante las dos semanas anteriores.

Incluso con la reducción de la transmisión, producto de las medidas actuales, es probable que pasen semanas, probablemente meses, antes de que se puedan levantar las restricciones por completo.

Para ello, un paso clave es contar con una amplia capacidad de realizar pruebas de diagnóstico. En este momento estamos enfocados en los pacientes más enfermos, como deberíamos estar; pero debemos llegar a un punto en el que cualquier persona que tenga síntomas consistentes con COVID-19 pueda hacerse una prueba y obtener resultados el mismo día.

Semanas, probablemente meses

Un elemento indispensable antes de levantar las medidas de contención es contar con la capacidad de para identificar casos rápidamente: aislamiento, localización de contactos y gestión de casos.

Además, es imperativo que cada país cuente con cantidades suficientes equipos de protección personal para cubrir las necesidades actuales y anticipadas para que los médicos, las enfermeras y el personal hospitalario estén listos para atender el aumento potencial de pacientes que podría resultar de una relajación de las medidas de distanciamiento social.

Está claro que las severa medidas de restricción aplicadas no son sostenibles a largo plazo, por lo que expertos evalúan “estrategias de salida” a la crisis del coronavirus.

Esto se debe a que es muy probable que una vez que se levanten las restricciones de movimiento, el virus pueda propagarse nuevamente, lo que provocaría una nueva oleada de imposición de medidas de contención de propagación.

¿El coronavirus necesita llegar a los pulmones para enfermar a una persona?

Eso es hasta que se encuentre una vacuna, la cual se estima no estará disponible en al menos 12 a 18 meses, que ya se considera un cronograma increíblemente ambicioso, y que algunos apuntan podría no ser posible.

Las autoridades no pueden empezar a levantar las restricciones hasta que el brote esté mejor controlado. Incluso con la reducción de la transmisión, producto de las medidas actuales, es probable que pasen muchas semanas, o más probablemente meses, antes de que eso ocurra.

Referencias:

National coronavirus response: A road map to reopening. American Enterprise Institute, 2020. https://bit.ly/2whv7Bk

Coronavirus restrictions: When does it end and could there be a second wave? Euronews, 2020. https://bit.ly/2ReKuSs

Más en TekCrispy