Días atrás hablamos de cuán beneficioso puede ser tener una mascota en medio de esta pandemia de COVID-19, principalmente porque estos representan un punto de apoyo y de compañía para los humanos confinados en sus hogares.

Además, las mascotas pueden ser la excusa perfecta para salir de casa a tomar aire fresco y estirar las piernas sin que ello implique ser juzgados siempre que se cumplan con las medidas de distanciamiento físico recomendadas para nuestra protección.

De hecho, aunque el llamado en general es quedarse en casa y no salir sino para lo estrictamente necesario, los expertos en salud no están en contra de que las personas acudan a los parques, senderos y aceras a caminar, así como andar en bicicleta, para evitar el impacto psicológico del encierro.

Suena contradictorio, es cierto, pero sacrificar un aspecto de la salud para evitar la nueva enfermedad no parece demasiado prudente. Lo ideal es encontrar un punto de equilibrio en el que podamos cumplir con la normativa actual sin descuidar nuestra salud física y psicológica.

“Dado que la mayoría de las personas no tienen una cinta de correr, el ejercicio al aire libre hace que sea mucho más fácil cumplir con las pautas de actividad física de 150 minutos a la semana de actividad moderada, como caminar, o 75 minutos a la semana de actividad vigorosa, como correr”, dijo el Dr. Jeffrey Harris, profesor y presidente del departamento de servicios de salud de la Universidad de Washington en la Escuela de Salud Pública.

El problema de salir al parque

Con la suspensión de las actividades escolares y laborales, algunos parques y senderos para caminar y andar en bicicleta se han vuelto tan concurridos que las autoridades han tenido que intervenir.

Se le ha recordado a las personas que deben mantener una distancia superior a un metro respecto a otras personas para evitar riesgos de contagio. Sin embargo, muchos estados y ciudades se han visto en la obligación de restringir el paso de personas a los parques a menos que sea estrictamente para hacer ejercicio o pasear a los perros.

“Errar con precaución”, dijo Russell Pate, profesor en el departamento de ejercicio de la Universidad de Carolina del Sur. “Todavía no tenemos evidencia sobre el riesgo de transmisión del virus en entornos recreativos al aire libre, pero aún así me alejaría de los senderos y caminos que parecen estar llenos”.

Beneficios del ejercicio durante la pandemia

En varias oportunidades hemos hablado de la importancia del ejercicio para la salud de los humanos, y en medio de esta situación sanitaria es una de los mejores hábitos que se pueden adoptar, o bien continuar.

La actividad física puede ayudar a mejorar los malos hábitos de sueño y a reducir el estrés, la ansiedad y la depresión, que como bien sabemos, ya están afectando a muchas personas en confinamiento.

El lugar definitivamente importa. De hecho hay evidencia de que el contacto con la naturaleza tiene un efecto positivo sobre la salud mental de las personas, pero en caso de preferir no salir o de no contar con lugares cercanos para ello, hacer ejercicio dentro de casa también funciona.

Referencia:

Amid coronavirus crisis, exercise caution when exercising outdoors. https://medicalxpress.com/news/2020-04-coronavirus-crisis-caution-outdoors.html