Foto: Time

Un reporte de The Guardian revela que Rusia podría estar planeando un poderoso sistema de monitoreo mucho más agresivo, con el fin de garantizar que los ciudadanos cumplan con la cuarentena y el bloqueo establecido por el presidente Vladimir Putin.

El medio estadounidense The Guardian señala que Rusia planea utilizar métodos mucho más agresivos a través de poderosas tecnologías de rastreo como reconocimiento facial, intercambio de datos móviles, cámaras de vigilancia para controlar e identificar a los ciudadanos que salgan de casa por razones diferentes a buscar comida o asistencia médica.

“Rusia está considerando nuevos métodos de vigilancia agresivos a medida que el país busca hacer cumplir las órdenes obligatorias de refugio en ciudades como Moscú y San Petersburgo y otras regiones en sus 11 zonas horarias”, señala The Guardian.

De acuerdo con el medio, los opositores definen las alternativas de control del gobierno ruso como extremadamente invasivas y represivas llamándole incluso “cybergulag”, haciendo alusión a los campos de trabajo creados en Rusia en 1930.

Recientemente el alcalde de Moscú firmó una legislación que autoriza a las autoridades identificar y multar a quienes violen la orden de refugio. Algunos opositores temen que este novedoso modelo de vigilancia se mantenga en Rusia después de la pandemia para ejercer un control más agresivo.

“No hay certeza de que el sistema para vigilar a los moscovitas desplegados durante la pandemia alguna vez será revertido”, dijo Maxim Kruglov, diputado municipal opositor del partido Yabloko.

Soluciones tecnológicas vs. privacidad

Fuentes de The Guardian aseguran que las medidas estrictas de seguridad pensadas por Rusia incluyen el intercambio de datos móviles, rastreo de ubicación, cámaras de vigilancia con reconocimiento facial, registro de tarjetas de créditos, por mencionar algunos.

Sin embargo, muchos cuestionan si el gobierno cuenta con los sistemas y los recursos necesarios para implementarlos, asimismo otros rechazan la idea al considerarlos inconstitucionales así como una invasión a la privacidad.

Recientemente se conoció que Israel estaba en conversaciones con tecnológicas para implementar un sistema de rastreo de localización para identificar los brotes de coronavirus rápidamente a través del teléfono.

En un mundo donde las personas luchan para combatir la pandemia por coronavirus que se sigue propagando y cobrando vidas, afectando las economías de países, muchos entes gubernamentales buscan todas las alternativas para detener al COVID-19.

Si bien la tecnología ha jugado un papel fundamental durante la pandemia por coronavirus, con aplicaciones de seguimiento que ayudarían a identificar los brotes, hasta otras de reconocimiento facial, robots enfermeros que se implementan en hospitales. Siempre existe una delgada línea entre intentar controlar una pandemia y atentar contra la privacidad de los usuarios. Lo cierto es que al final del día los beneficios y los contra delas herramientas tecnológicas dependerán de quien la aplique y cómo se implemente.