Hace un par de meses, la Organización Mundial de la Salud calificó como una emergencia sanitaria de carácter internacional al brote de COVID-19 surgido en China, ante lo cual muchos se preguntaron por qué no había sido declarada pandemia.

La agencia explicó que se trataba de una situación que podía ser contenida si se tomaban las medidas prudentes para ello, sin embargo, el panorama fue totalmente opuesto y el 11 de marzo el brote fue declarado pandemia. Tras esta acción la OMS trataba de estimular el compromiso de las autoridades para contener la infección ya que hasta entonces los niveles de inacción ante la misma eran preocupantes.

Sin embargo, hemos visto como esta nueva enfermedad ha causado estragos en países como Italia, España, Reino Unido y Estados Unidos. Y tristemente, el día de hoy se han confirmado más de 1 millón de casos de casos de COVID-19 en todo el mundo, según Worldometer.

Casi 900,000 casos en menos de un mes

El SARS-CoV-2, el nuevo coronavirus que causa COVID-19, ha logrado extenderse en 204países y regiones, enfermando a 1,001,079 personas y causando 51,385 muertes según los datos suministrados hasta hoy 2 de abril.

Estas cifras resultan ciertamente exorbitantes considerando que al momento de clasificarse como pandemia, se había registrado alrededor de 118,000 casos en 114 países y 4,291 muertes por su causa.

Lo que ha cambiado a lo largo de los meses

Como sabemos, el nuevo coronavirus surgió de un mercado de animales en la ciudad de Wuhan, China, lo que la convirtió en el epicentro de la enfermedad. Sin embargo, tras medidas drásticas, la situación parece haber sido controlada y tres meses después China ha informado 81,589 casos de COVID-19, apenas 3,138 mueres y 76,408 personas recuperadas.

Los primeros datos sugirieron una tasa de mortalidad comprendida entre 2 y 3,4 por ciento, pero estudios recientes que han incluido a los casos asintomáticos sugieren que la tasa de mortalidad por infección es mucho menor, cercana al 1,38 por ciento.

Por supuesto, muchos ponen en duda estos datos debido a la fuerte censura que han aplicado las autoridades chinas durante la emergencia. Pero a pesar de ello, la atención ahora se ha enfocado en países de Europa y América, como Italia, España y Estados Unidos, que han superado las cifras del país asiático tanto en el número de contagios como en el de muertes totales por su causa.

Ahora Estados Unidos representa el nuevo epicentro de la pandemia de coronavirus con 235,747 casos confirmados y 5,624 muertes, y las calles de grandes ciudades como Nueva York se encuentran prácticamente desoladas por las medidas de distanciamiento ordenadas.