El mundo está abatido por la pandemia del coronavirus. La aparición del COVID-19 ha marcado fuertemente el desarrollo del primer trimestre de este 2020. Su llegada no solo ha significado el colapso de los sistemas de salud de variadas naciones, sino que también ha causado estragos en la economía mundial.

Cada país afectado está teniendo sus altibajos con respecto a esta enfermedad. Sin embargo, es claro que aquellos que reportan un mayor número de casos, se las están viendo mucho más difíciles a la hora de contener los efectos económicos que ello trae consigo.

Siguiendo esta lógica, cabe entonces pensar que Estados Unidos, el actual país más golpeado por el coronavirus, también se trata de uno de los más golpeados en el terreno económico. En efecto, esto es así y, como un claro ejemplo de ello, solo debemos remitirnos a los recientes informes de desempleo que se han presentado en la nación.

Estados Unidos supera los 10 millones de desempleados

En la última semana, los Estados Unidos volvieron a superar su tope histórico al registrar más de 6,6 millones de declaraciones de desempleo. Las mismas son registradas por el Labor Department de EE.UU.

Estas nuevas declaraciones, sumadas con las antes registradas, dieron el preocupante total de 10 millones de estadounidenses desempleados. Tan solo la semana pasada, cuando las predicciones de los economistas sobre los porcentajes desempleo se vieron superadas por la realidad de más de 3,3 millones reportes de estadounidenses que habían perdido su trabajo.

Con esto, establecieron un primer hito histórico al presentar el mayor número de desempleados registrados en una semana desde 1982 –cuando la cantidad reportada fue de 695,000 individuos. Ahora, se ha vuelto a romper ese récord con la cifra de los 6,6 millones de desempleados registrados, ya que dobla a la anterior de 3,3 millones.

Tan solo en el último mes, este par de cifras hicieron que el promedio por semana de reportes de desempleo se posicionara en 2,054 millones. Por si fuera poco, Liz Ann Sonders, jefa de estrategia inversiones de Charles Schwab ha declarado que: “Lamentablemente, esto probablemente todavía subestima los números reales debido a la sobrecarga de los sistemas, y a que no todas las notificaciones que se reciben”.

Asimismo, ha comentado que, incluso si los números que se manejan ahora son los correctos “es probable que los peores aún estén por venir”. Por lo que, las proyecciones para la economía estadounidense no son nada favorables este año.

Como una medida de apoyo, el gobierno ha liberado más de 2 mil millones de dólares. Estos serán usados para cubrir los seguros de desempleo de aquellos que hayan perdido sus trabajos durante la crisis. Sin embargo, con estos números en un vertiginoso y constante aumento, tal vez ni siquiera esto sea suficiente.

Las minorías se verán afectadas de nuevo

Zonas de Estados Unidos más afectadas por la pérdida de empleos hasta la semana del 28 de marzo.

Como ya lo sabemos, los sectores de la economía que dependen del turismo y del flujo constante de clientes como los hoteles, restaurantes, gimnasios y demás centros sociales se han visto fuertemente afectados. Debido a esto, una consecuencia directa ha sido que muchos trabajadores han sido despachados de sus puestos por la imposibilidad de la empresa de continuar pagando sus servicios.

Asimismo, el sector del transporte se ha visto fuertemente golpeado en las zonas en las que el tráfico se ha visto regulado o simplemente retenido. Por lo que, es claro que aquellos pertenecientes a estas áreas son los más afectados por lo que ocurre. Sin embargo, una consecuencia que podremos comenzar a ver en breve será la vuelta de los criterios de discriminación a las minorías.

Irina Novoselsky, CEO del mercado de empleos en línea CareerBuilder, comentó: “Hemos vivido la recesión y el 9/11. Lo que estamos viendo con esta caída [del mercado] es en realidad peor que ambos eventos”.

Para el futuro, se proyecta una disminución acelerada de plazas de trabajo y un aumento de la oferta de profesionales. Con ella, la discriminación contra la que los Estados Unidos ha luchado esta últimas décadas podría volver a tomar protagonismo. A la hora de hacer contrataciones, podríamos encontrarnos con que las mujeres, las personas de color y los adultos mayores tienen menos oportunidades.

Otros problemas derivados de la crisis

Además del claro golpe económico que el coronavirus ha asestado contra los Estados Unidos, otras consecuencias también podrían esperarse. Por ejemplo, en una sociedad aislada como esta, se está viendo un aumento en los casos de divorcio entre sus ciudadanos.

Asimismo, con problemas en el sector de la salud, una economía en recesión y dificultad para encontrar trabajo, el país deberá preparar fuertes políticas de prevención de suicidios y de abuso de estupefacientes como alcohol o drogas.