Uno de los puntos más polémicos surgidos del brote de COVID-19 es la necesidad del uso de tapabocas o mascarillas faciales. China y otros países asiáticos se apegaron a esta medida para evitar la propagación del virus, mientras que Estados Unidos y países de Latinoamérica y Europa han prescindido de ellas.

La Organización Mundial de la Salud y muchos expertos explicaron que las mascarillas ofrecían una protección unilateral al impedir que las partículas virales provenientes del sistema respiratorio de un individuo enfermo con COVID-19 se esparzan en el aire y contagien a otra persona desprotegida que entre en contacto con ellas.

¿Podemos confiar en las mediciones de temperatura de las cámaras térmicas en la pandemia?

Sin embargo, tras meses de desaconsejar su uso, incluyendo el de las mascarillas caseras elaboradas con tela, Estados unidos está reconsiderando sus recomendaciones para seguir el ejemplo de los países asiáticos.

Casos asintomáticos, pero contagiosos

Los casos asintomáticos de COVID-19 han sido un tema muy comentado en los últimos días, ya que se ha hecho mayor énfasis en la detección de los mismos para establecer tasas más realistas sobre la nueva enfermedad.

“Una de las (piezas) de información que hemos confirmado ahora es que un número significativo de personas infectadas en realidad permanecen asintomáticas”, dijo el martes Robert Redfield, director de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC). “Eso puede ser hasta un 25 por ciento”, según los datos liberados hasta ahora por las autoridades chinas.

Y es que a pesar de que muchas personas infectadas no presentan ningún síntoma, estas pueden fácilmente propagar la enfermedad a otros, muchas veces sin ser conscientes de ello, un punto que está siendo tomado en cuenta ahora por las autoridades.

Ahora la delgada barrera que proporciona una simple mascarilla quirúrgica o una elaborada en casa puede proporcionar una ayuda significativa en la contención de la enfermedad.

¿Un ejemplo a seguir?

La Inmunización, Ciudad, La Gente, Luz Del Sol
En varios países asiáticos como Japón, China y Hong Kong, las autoridades hicieron énfasis en el uso de mascarillas para salir a la calle.

Las redes sociales han estado plagadas de comentarios que ridiculizan o desestiman el uso de mascarillas y guantes, sin embargo, en países que han logrado controlar la situación como China, Hong Kong y Japón estas medidas preventivas son comunes.

Ahora en República Checa y Eslovenia su uso es obligatorio. Y, de hecho, el primer ministro checo, Andrej Babis, instó el domingo a Trump a adoptar esta estrategia comentando lo siguiente: “¡Usar una máscara de tela simple reduce la propagación del virus en un 80 por ciento! La República Checa ha obligado a sus ciudadanos a usar una máscara en público”.

Por supuesto, la idea ha sido bien considerada por el presidente Donald Trump, quien este martes en su sesión informativa diaria de la Casa Blanca alentó a las personas a utilizar incluso sus propias barreras improvisadas en caso de no tener acceso al equipo médico.

Ante la escasez de mascarillas médicas

Pero precisamente esto nos lleva a otro punto preocupante, que es el tema de la escasez. En un artículo previo citamos a varios expertos que indican que usar mascarillas de tela ciertamente es mejor que no tener ninguna barrera, ¿pero qué pasa con la producción de las mascarillas clínicas?

Corona, Virus, Pandemia, Enfermedad, Máscara, Covid-19
Estados Unidos y países de Europa están recomendando el uso de mascarillas ya que funcionan como barreras que impiden el contacto con fluidos de casos asintomáticos de COVID-19.

“La idea de obtener un uso mucho más amplio de máscaras en toda la comunidad fuera del entorno de atención de la salud está bajo discusión muy activa en el grupo de trabajo”, dijo Anthony Fauci, director del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas y miembro del grupo de trabajo sobre coronavirus.

“Lo que ha inhibido un poco es asegurarnos de no quitar el suministro de máscaras de los trabajadores de la salud que las necesitan. Pero una vez que nos encontremos en una situación en la que tenemos suficientes máscaras, creo que habrá alguna consideración muy seria para ampliar esta recomendación de usar máscaras”.

En efecto, la alta demanda de las mascarillas no ha podido ser satisfecha con los suministros actuales. Algunas teorías sugieren que las autoridades desaconsejaron su uso para evitar el pánico de las personas que no pudieran obtenerlas y garantizar el suministro al personal de salud que trataba con los enfermos.

Pero Brandon Brown, epidemiólogo de la Universidad de California Riverside, dijo que una vez que se pongan a disposición mascarillas más efectivas, podrá generalizarse su uso y así garantizar mayor protección al salir de los hogares para actividades indispensables como la recarga de alimentos. “Por ahora, podemos usar una cubierta facial de bricolaje en público si no es otra cosa que evitar que nos toquemos la cara después de tocar superficies”, concluyó.

Referencia:

Why the US might ask people to wear face masks to fight coronavirus? https://medicalxpress.com/news/2020-04-people-masks-coronavirus.html

Más en TekCrispy