Sí, se ha detectado el coronavirus en las heces de las personas infectadas, sin embargo, aún no hay evidencia de que los humanos puedan contagiarse de SARS-CoV-2, el nuevo coronavirus que causa COVID-19, a través de los alimentos que ingresan en su sistema digestivo.

Esta es la respuesta que han dado los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades de los Estados Unidos y otros expertos a quien se han preguntado si los alimentos pueden ser un vector de la enfermedad. Aunque señalan que, por tratarse de un virus nuevo, no puede descartarse por completo.

Ya hemos visto como la salmonella puede llegar a los humanos a través del pollo, la Escherichia coli a través de la lechuga romana y el norovirus en los buffets, ¿por qué no el coronavirus? Pues la respuesta parece estar en que estos microorganismos siguen rutas diferentes para enfermar a las personas.

Vías de transmisión diferentes

A esta altura, muchos saben cómo se propagan los virus respiratorios como la gripe y el SARS-CoV-2: a través del contacto de persona a personas, con las gotas que salen del sistema respiratorio de alguien infectado al toser o estornudar y llegan a alguien más. Al ingresar al cuerpo de una persona, estos generalmente se unen a las células en órganos como los pulmones.

“Especializarse en los tejidos a los que se adhiere suele ser parte de la estrategia de los patógenospara causar la enfermedad”, aseguran los CDC.

Sin embargo, los gérmenes que enferman a las personas a través de los alimentos, como el norovirus o la salmonela, pueden sobrevivir el entorno ácido del estómago y proliferar después de unirse a las células dentro del sistema digestivo y causan síntomas como la diarrea.

Es por ello que los trabajadores de alimentos se queden en casa cuando presentan síntomas digestivos. La higiene deficiente puede hacer que los gérmenes presentes en las heces se transmitan rápidamente a través de las manos.

Es difícil que el coronavirus sobreviva en los alimentos

Los expertos también han señalado que es difícil que el SARS-CoV-2 sobreviva en los alimentos. Por ejemplo, Alison Stout, experta en enfermedades infecciosas y salud pública de la Universidad de Cornell, sostiene que los alimentos suelen tener superficies porosas, por lo que “las posibilidades de que algo sobreviva o salga de ella son pequeñas”.

Aunque ya hemos hablado de que el nuevo coronavirus puede sobrevivir en ciertas superficies, y la rapidez conque se infecta depende de la concentración de las partículas virales sobre las mismas.

El riesgo de enfermarse con COVID-19 con alimentos involucrados se limita actualmente al contacto que las personas puedan tener con otras en los supermercados, más no en las cosas que se coman. Es por ello que estos establecimientos han limitado la cantidad de personas que ingresan y solicitan a sus clientes respetar la distancia recomendada.

Por lo tanto, es necesario mantenerse lo más alejado posible de lugares con gente y evitar tocarse la cara cuando se vaya de compras. Incluso es recomendable lavarse las manos después de desempacar los alimentos en casa.

Referencia:

Why health experts aren’t warning about coronavirus in food. https://medicalxpress.com/news/2020-04-health-experts-coronavirus-food.html