Los Estados Unidos, en el transcurso de unas semanas, pasaron de ser solo uno de los países alcanzados por el coronavirus, a convertirse en la nación más afectada por el mismo. Debido a esto, su sistema de salud se ha visto fuertemente golpeado y las existencias de materiales de atención médica ya están comenzando a flaquear.

Entre las compras realizadas por los preocupados ciudadanos y las cantidades constantes que requieren hospitales, asilos de ancianos y otros centros de salud, los insumos médicos se acaban rápido. No han sido pocas las compañías estadounidenses que han decidido poner su grano de arena y fabricar o comprar estos elementos para donarlos a las entidades que los requieren.

Ahora, muchas empresas refinadoras de etanol han ofrecido sus existencias para la creación de geles antibacteriales. Sin embargo, por las regulaciones de calidad de la FDA (Food and Drug Administration), esto no es posible, o, mejor dicho, no lo era hasta hace muy poco.

La FDA ha relajado las regulaciones

Por la necesidad de promover la calidad por sobre todo, la FDA tenía estrictas restricciones con respecto al alcohol utilizado para la fabricación de geles antibacteriales. Después de todo, es esto lo que les permitía tener un estándar funcional y de alta calidad de los productos fabricados bajo su administración.

Sin embargo, en vista de la situación actual, la FDA ha entendido que es necesario hacer cambios si se quiere poder superar la crisis que ha generado el coronavirus. Debido a esto, recientemente ha anunciado unas modificaciones a sus regulaciones usuales con respecto alcohol que los fabricantes de gel antibacterial tienen permitido utilizar.

Estos son los cambios a los que accedió la FDA

Ahora, la FDA ha permitido que el etanol de más empresas se convierta en otro componente que pueda sustituir al alcohol en la fabricación de geles antibacteriales. Sin embargo, esto sigue estando sujeto a ciertas condiciones.

Por ejemplo, este etanol combustible solo podrá usarse para estos fines médicos si no presenta aditivos en su composición. Asimismo, es necesario que estén libres de productos químicos de las fábricas en las que los desarrollan.

Por último, las empresas fabricantes deben tener un modo de probar la pureza del agua con la que trabajan, además de demostrar que los equipos utilizados pasan por las medidas de saneamiento requeridas.

Una reacción rápida y positiva

Ante esta luz verde, ya se han registrado más de 20 empresas refinadoras de etanol que se han unido a la iniciativa. Por lo que se ve, el número de las mismas pronto podría aumentar significativamente.

Este cambio realizado por la FDA abre el camino para que millones de galones de etanol comiencen a ser utilizados en la fabricación de gel. Esto podría convertirse en un gran paso en la dirección correcta para comenzar a surtir de nuevo al país con este, ahora tan necesario, componente de higiene.

La FDA no ha cedido en todo

Otra de las solicitudes que han hecho las empresas, como otro intento por hacer la producción más rápida, es sacar de la lista de requisitos un componente que hace que el gel sea no potable y tenga un sabor amargo. Sin embargo, la FDA rechazó esta petición.

La FDA ha respondido a esto con que existe el riesgo de que niños pequeños se envenenen al ingerir el líquido. En efecto, se han presentado casos de intoxicación accidental por esto. Por lo que, por lo menos en este caso, las reglas se mantendrán como están. No obstante, con el gran cambio que ya se ha hecho, tal vez no sea necesaria realizar también esta otra pequeña modificación.