Recientemente, Patrick Vallance, asesor científico principal del gobierno del Reino Unido, informó que han comenzado a analizar la sangre de las personas para determinar quién padeció el COVID-19 y tiene anticuerpos, y de esta forma saber en quiénes no se volverá a detectar. ¿Pero se ha confirmado que una vez que se desarrollan anticuerpos contra el nuevo coronavirus estamos protegidos de por vida?

Nuestro cuerpo está dotado de un sistema inmunitario muy eficaz si se encuentra en buenas condiciones, conformado por múltiples capas. Parar lograr infectarnos, el virus debe primero traspasar barreras mecánicas como el vello de la nariz y el moco pegajoso que recubre las vías respiratorias, y las células pulmonares dotadas también de defensas intrínsecas.

De superarlas, deberá batallar con las células B y células T, que existen específicamente para combatir este tipo de amenazas. Pero la gran ventaja de ellas es que a medida que hacen el trabajo, aprenden del mismo y desarrollan una memoria que puede protegernos ante una futura exposición.

Lo que se sabe hasta ahora sobre el SARS-CoV-2 y los seres humanos es que los infectados en efecto desarrollan una respuesta inmune de múltiples capas como la ya descrita, razón por la cual muchos experimentan ciertos síntomas.

Connor Bamford, investigador de virología en Queen’s University Belfast adelanta en un artículo en The Conversation que, en la mayoría de los casos, los anticuerpos producidos durante la infección “se unen, reconocen y bloquean la infección por SARS-CoV-2 en el laboratorio”. Sin embargo, aún no se sabe mucho sobre lo que están haciendo las células T en estos casos, es decir, aún falta conocer cómo reacciona la mitad de nuestro sistema inmunitario frente a este virus en particular.

¿Cuánto dura la inmunidad contra el SARS-CoV-2?

El riesgo de un segundo brote de COVID-19 es algo que preocupa a muchos científicos y tomadores de decisiones actualmente, por lo que ya sabiendo que sí se desarrolla inmunidad, lo siguiente a determinar es cuánto dura esta.

Un estudio realizado en monos de laboratorio reveló que, una vez infectados con SARS-CoV-2, no pueden volver a infectarse una semana después de su recuperación, lo cual sugiere un alto nivel de inmunidad frente a este patógeno.

Pero estas expectativas han tambaleado ante los informes de posibles reinfecciones en personas ya recuperadas, aunque aún no se han confirmado. Sin embargo, la experiencia previa con el SARS demostró que la inmunidad puede disminuir con el tiempo, y para coronavirus humanos estacionales como el OC43, el cual no puede inducir anticuerpo de larga vida. Este caso es digno de atención porque además es ejemplo de que un virus puede evolucionar sutilmente alrededor de los anticuerpos, limitando la inmunidad.

La polémica inmunidad del rebaño

El Reino Unido planteó entre sus estrategias, el desarrollo de la inmunidad del rebaño, permitiendo que las personas se contagien con el virus y desarrollen anticuerpos que los protegerán próximamente. Sin embargo, el método ha sido muy criticado y descartado debido a la gran cantidad de muertes que generaría.

Es cierto que a medida que más y más personas de infectan, sobreviven y acumulan anticuerpos y células T contra el SARS-CoV-2, eventualmente se llegará a un punto en el que se logren la inmunidad colectiva. El problema es que este enfoque se cobrará la vida de personas vulnerables, como aquellas con sistemas inmunes débiles, mujeres embarazadas y adultos mayores.

Es por ello que la recomendación general está dirigida a evitar la infección en la medida en que sea posible a esperar de una vacuna eficaz y segura, la cual sigue siendo la estrategia más prudente de proveer inmunidad.

Referencia:

Coronavirus: once you have antibodies, are you safe? https://theconversation.com/coronavirus-once-you-have-antibodies-are-you-safe-134209