Aún cuando el gobierno de Estados Unidos implementó una legislación que ofrecerá beneficios económicos para luchar contra el impacto que está generando la pandemia de coronavirus, un nuevo reporte señala que nuevas empresas o startups podrían quedar fuera de beneficios.

El gobierno de Estados Unidos aprobó un paquete de rescate masivo tras la pandemia de coronavirus, valorado en USD$ 2,2 mil millones, con el fin de detener el impacto ecónomico tras el COVID-19.

Beneficios para pequeñas empresas

El paquete de beneficios para pequeñas empresas incluye más de USD$360,000 millones, que ayudará a las pequeñas empresas a cubrir su nómina y otros gastos. Si la empresa garantiza su nómina completa de empleados no tendrá que devolver parte del dinero prestado por el gobierno estadounidense.

Aunque las PYMES se encuentran en la lista de empresas que podrán será favorecidas, existe un sector importante de la industria que podría quedar fuera de este beneficio, debido a una carencia de reglamentos o de requerimientos mucho más inclusivos en la Ley CARES.

Llamado de los inversionistas

En este sentido, un reporte de TechCrunch señala que los grupos de inversores están haciendo llamados de atención y protestas públicas, para que se aclaren los estatus  de los programas de préstamos establecidos bajo la Ley de Ayuda, Alivio y Seguridad Económica del Coronavirus (CARES).

Puesto que las “Reglas de Afiliación” que la Administración de Pequeñas Empresas (SBA) utiliza para determinar quién es elegible no están del todo claras, no se puede determinar si las empresas individuales superarían el umbral de tamaño de los empleados, por ejemplo.

Justin Field, vicepresidente senior de asuntos gubernamentales de la NVCA, explica:

“Estas reglas harán que sea más difícil para las pequeñas empresas con inversores de capital, incluso entender si pueden acceder al programa”.

“Es una situación difícil… Si tienes estas reglas no muy claras, será difícil para cualquiera que tenga una empresa con inversores minoritarios”.

Desafíos a los que se enfrentan startups ante COVID-19

Muchas de las startups se enfrentan a desafíos como la caída de la actividad empresarial y las interrupciones en las cadenas de suministro. Esto, aunado a que muchas veces no cuentan con el personal necesario y pocos inversores, les obliga a llevar las actividades a casa sin garantizar que contarán con un beneficio ni para la empresa, ni para los empleados.

Según una carta enviada al Secretario del Tesoro Steve Mnuchin y al Administrador de la SBA Jovita Carranza por la NVCA y otras organizaciones de inversión en startups, manifiestan lo siguiente:

“Independientemente del propósito de estas normas para los préstamos tradicionales 7(a), permitir que las normas excluyan a algunas de las empresas de startup más innovadoras de nuestro país en este nuevo programa de préstamos es manifiestamente contrario a la intención de la legislación: ayudar a las pequeñas empresas a mantener sus luces encendidas y sus empleados trabajando a pesar de la doble compresión financiera creada por las caídas de la economía y el mercado financiero”.

 

Asimismo, debido a que el programa establecido en el CARES cuenta con dos tipos de préstamos a pequeñas y medianas empresas, el informe señala que las startups podrían quedar fuera del beneficio si no se aclaran los detalles de ambos.

“Sin una orientación clara que permita a las startups y a las pequeñas empresas apoyadas por inversiones de capital acceder al servicio de préstamos, muchas de estas empresas nuevas o startups pueden quedar descalificadas”.

La pandemia por coronavirus que está afectando a todos a nivel mundial, ha afectado a todos los sectores de la industria, sin embargo, las pequeñas y medias empresas, así como las startups (empresas mucho más pequeñas que una PyME), se encuentran entre las menos favorecidas.