La pandemia del coronavirus es claramente la noticia que más circula en los titulares todos los días. Esta ha tenido un avance rápido y continuo, por lo que, cada día tenemos nuevos datos sobre recientes contagios e incluso, lastimosamente, nuevos fallecimientos.

Sin embargo, este lunes el internet se ha conmocionado por todo un nuevo anuncio. China ha propuesto a la Unión Internacional de Telecomunicaciones de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) la creación de un “nuevo internet”.

Según la nación asiática, el internet que tenemos ahora no está funcionando al máximo de su capacidad. Además, plantea que ello será especialmente notorio dentro de unos años cuando las tecnologías IoT y las redes 5G estén más desarrolladas y activas.

Como una solución, han propuesto hacer una reinvención de las conexiones como las conocemos. Para este proyecto, han contado con la colaboración de empresas como Huawei, China Unicom y China Telecom. Sumado a ello, el Ministerio de Industria y Tecnología de la Información es el encargado del gobierno para respaldar y supervisar el proyecto de la “Next IP”.

¿Cómo se reinventaría la internet?

Actualmente, la misma funciona a través de un sistema de intercambio. En pocas palabras, la misma está compuesta de direcciones IP y de información de cada página web separada en paquetes.

Cuando el usuario entra en cualquier sitio web, la dirección IP específica permite que los paquetes de la página sean enviados a su dispositivo. De esta forma, el mismo finalmente puede visualizar la página en cualquiera de sus equipos.

La nueva propuesta de China implica dejar de lado el formato TCP/IP de intercambio de datos para mudarnos a uno que solo dependa de las direcciones IP ¿La diferencia? Se espera que con esto las conexiones no solo sean más rápidas sino constantes.

Ya que, en lugar de tener que esperar por los paquetes, cada dirección IP siempre estarà disponible –de una forma similar a cómo funcionan los contenidos de los servicios de streaming. Sin embargo, no todo son ventajas.

¿Qué es Next IP?

Este ha sido el nombre con el que China ha decido bautizar lo que consideran podría ser la “internet del futuro”. A pesar de que la idea de hacer más eficiente el internet no es mala en sí, realmente se hace preocupante lo que se tendría que dejar ir por esta mejora.

Después de todo, si se cambiara al funcionamiento de Nest IP, entonces el mundo se estaría cambiando prácticamente a una red de conexión privada o, mejor dicho, cerrada. Por lo que, para poder tener contenidos en la misma sería necesario que estos primero pasaran por un proceso de evaluación y aprobación.

¿Y quiénes serían los que realizarían esta evaluación? Los gobiernos del mundo. En resumen, China planea reconstruir el internet para convertirlo en una plataforma más fácil de regular y censurar para los gobiernos del mundo.

Un riesgo latente

China no necesariamente es un país reconocido por sus políticas en cuando a la libertad de expresión. En general, la censura en la misma ha sido reportada durante años como un elemento perjudicial para su propia sociedad.

Uno de los ejemplos más claros de ello fueron todos los eventos que se revelaron con la muerte del primer doctor que alertó sobre el coronavirus y la censura que sufrió al tratar de dar a conocer la noticia al mundo.

Ahora, esta iniciativa presentada por China a la ONU pretende convertir en “la norma” estos sistemas de transmisión de datos altamente vigilados y regulados. Huawei, una de las principales colaboradoras, ha querido tranquilizar a sus usuarios al saber que sus webs se regirán por una serie de permisos y que estos, una vez asignados, no pueden solo ser revocados sin un debido proceso.

No obstante, la verdad es que la asignación de los permisos sigue recayendo en las manos de los gobiernos. Con un modelo así, el mundo podría estar arriesgándose a vivir en un mundo de censura como el que nunca antes hubo en el que, solo por tener ideologías encontradas, los grandes gobiernos del mundo podrían negar un espacio en la web a los sitios y usuarios que buscan hacer oír su voz.