Un informe de Europol, señala cómo los ciberdelincuentes se están aprovechando de la crisis de salud que el mundo está enfrentando por la pandemia de coronavirus para atacar centros de salud y personas que se dedican al trabajo remoto.

Tal parece que los hackers y actores maliciosos de Internet están cambiando su objetivo durante la pandemia, pues el reporte de Europol que detalla cómo los hackers se benefician de la crisis por COVID-19, revela que estos usan los temas relacionados con el coronavirus para ataques de phishing, campañas de spam para enviar estafas en línea.

Los delincuentes han aprovechado rápidamente las oportunidades para explotar la crisis adaptando su modus operandi o participando en nuevas actividades criminales.

Organizaciones de salud y teletrabajo, los sectores más vulnerables

Del mismo modo, el informe de Europol señala que debido al incremento de teletrabajo durante los últimos meses, los hackers han puesto el ojo en este sector que podría ser mucho más vulnerable a sus estafas tomando en cuenta que muchos no están acostumbrados a trabajar desde casa.

Entre los factores que hacen que los ciberdelincuentes actúen durante la pandemia por coronavirus Europol señala los siguientes:

Los ciudadanos permanecen en sus hogares y trabajan cada vez más en el teletrabajo, confiando en soluciones digitales.

Las limitaciones a la vida pública harán que algunas actividades delictivas sean menos visibles y las desplazarán a la configuración del hogar o en línea.

Aumento de la ansiedad y el miedo que pueden crear vulnerabilidad a la explotación.

Asimismo, las organizaciones de salud también son un claro objetivo de los hackers, un ejemplo cercano han sido los ataques a los que se ha enfrentado el sistema de la Organización Mundial de la Salud recientemente.

La organización también citó un ejemplo de un ataque al Hospital de la Universidad de Brno en República Checa, que obligó a cerrar toda su red de TI, posponer intervenciones quirúrgicas urgentes y hasta trasladar pacientes a un hospital cercano. Sin duda el colapso total de la institución de salud que en estas coyunturas no se espera que ocurra.

“Es probable que los delincuentes cibernéticos busquen explotar un número creciente de vectores de ataque a medida que un mayor número de empleadores adopte el teletrabajo y permita conexiones a los sistemas de sus organizaciones”, advirtió el informe.

Para los hackers, es mucho más sencillo atacar a personas que trabajan desde casa ya que no cuentan con los equipos y medidas de encriptación, seguridad y autenticación que son  aplicadas generalmente en las empresas. De esta forma inyectar un malware o spyware en el sistema de casa será mucho más sencillo y permitirá recolectar la información que se encuentre en el computador personal de la víctima.

Reportes recientes señalan que el número de envíos de correos electrónicos para phishing se incrementó en un 667 por ciento en un mes. Una cifra preocupante que demuestra una vez más que cualquier persona podría ser vulnerable a estos ataques, sabiendo que existe una necesidad de información en torno a la pandemia por coronavirus.

Por lo que se recomienda tomar medidas de prevención para evitar un ataque de phishing u otro ciberataque durante la crisis sanitaria, como no dejar correos abiertos, apagar las computadoras cuando no se estén usando, verificar una y otra vez la dirección del correo electrónico que estás recibiendo y pensarlo más de dos veces antes de hacer “click” a cualquier enlace de concurso.