El coronavirus ha encontrado la forma de colarse a prácticamente todos los rincones del planeta. Sus inicios como epidemia se dieron en Asia, específicamente en China, pero, ahora el foco de la ya denominada pandemia se ha mudado a Europa, siendo Italia su punto más afectado.

Sin embargo, otros países de Europa como España, Francia y el Reino Unido también están recibiendo fuertes embates por parte del coronavirus. Este último hoy se ha visto conmocionado con la noticia de que su Primer Ministro, Boris Johnson, también ha contraído la enfermedad.

Con esta noticia, ya son dos las figuras públicas icónicas de Gran Bretaña que ha caído ante el ataque del COVID-19, el príncipe Charles of Gales, o Carlos, como se lo conoce en los países hispanos, también reportó recientemente haberse contagiado.

A pesar de no ser uno de los países más afectados, sus cifras de contagio también están creciendo. Por lo que, la nación busca alternativas con las que garantizar que la situación no se salga de los límites y se vuelva incontrolable.

Las pruebas caseras podrían ser de gran ayuda

Con la mira en nuevas metodologías, el propio Primer Ministro había comunicado la intención del gobierno de realizar inversiones en la creación de pruebas caseras para detectar el COVID-19. Sin embargo, las actuales pruebas de cadena genética deben ser realizadas por profesionales, ya que las mismas requieren que la muestra la tome un personal experto y luego se envían a un laboratorio para que se analice su composición.

Claramente, este tipo de alternativa no se trata de un detalle viable para una prueba que se busca convertir en un elemento común en los hogares. Por ello, ha surgido la oportunidad de usar las pruebas de anticuerpos.

Las mismas deberían ser capaces de ofrecer resultados en cuestión de minutos en lugar de días u horas. Asimismo, su funcionamiento sencillo permitiría que cualquiera pudiera realizarla sin la necesidad de la presencia de un profesional. Por si fuera poco, el rango de detección de las pruebas de anticuerpos ha mostrado ser más amplio que el de las de cadena genética.

¿Por qué las pruebas de anticuerpos son más efectivas?

En general, las pruebas que se realizan analizando la cadena genética del virus, buscan detectar la presencia de su ARN o ADN –dependiendo del tipo de virus. Sin embargo, este solo es notorio cuando la infección está activa.

Debido a lo cual, en las etapas más tempranas de la enfermedad, al igual que en los periodos finales de la recuperación, las mismas tenderán a mostrarse negativas aunque una proporción del virus continúe en el organismo.

Por su parte, las pruebas de anticuerpos, como su nombre lo indica, no buscan el virus como tal, sino los anticuerpos que nuestro organismo genera para enfrentarlo. Debido a lo cual, incluso cuando la enfermedad ha cedido, el test podrá detectar los anticuerpos en el sistema de la persona.

Lectura de resultados de pruebas de anticuerpos para detectar el coronavirus.

Gracias a ello, no solo se puede hacer un seguimiento más fiable de los casos, sino que también se podría comenzar a proyectar un paulatino regreso a las actividades regulares de las personas. Ya que, aquellas que hayan desarrollado los anticuerpos, podrían regresar a su vida laboral sin miedo al contagio y sin riesgo de contagiar a otros.

Si es así, ¿por qué no las usan como mecanismo principal de detección?

Sin embargo, no todo son ventajas cuando se habla de estas pruebas de anticuerpos. Ya se traten de las caseras o de unas que realice un laboratorio, la verdad es que las mismas dependen de la respuesta inmune del cuerpo.

Por ello, solo pueden comenzar a ser efectivas 14 días después de que se presenten los primeros síntomas del COVID-19. Con una brecha de tiempo tan grande como esta, sin un diagnóstico correcto, las consecuencias negativas en la cantidad de contagios serían notorias.

Debido a esto, estas pruebas caseras podrían ser muy beneficiosas para una fase posterior a la del diagnóstico, como lo es la ubicación de anticuerpos activos que permitirían que la persona ya no tuviera que mantenerse aislada o en cuarentena. Así, poco a poco se podrían ir reactivando los sistemas laborales del país.

Sin embargo, un detalle que debe estar muy claro es que, antes de tomar medidas como estas es necesario corroborar adecuadamente la exactitud de la prueba. Ya que, un resultado erróneo en una situación tan delicada como esta podría derivar en el nacimiento de nuevos brotes de contagio.