Un nutrido grupo de investigadores dirigidos por científicos del Instituto Gladstone, en Estados Unidos, ha descubierto qué proteínas del SARS-CoV-2, virus que causa COVID-19, se asocian con las proteínas de las células humanas para provocar la enfermedad.

Los hallazgos proporcionan objetivos potenciales de medicamentos para futuras investigaciones, lo cual es relevante, ya que si bien se realizan esfuerzos para contar con una alternativa de tratamiento para COVID-19, a la fecha no se cuenta con ninguno.

Interacciones reveladas

La lista de medicamentos potenciales del equipo incluye drogas para la diabetes, el cáncer y la hipertensión, además de la cloroquina y el remdesivir, que actualmente están siendo evaluados en ensayos clínicos.

Para el estudio, los investigadores clonaron, marcaron y expresaron 26 de las 29 proteínas virales COVID-19 en células humanas e identificaron las proteínas humanas físicamente asociadas con cada una.

Investigadores probarán los los candidatos a fármacos en organoides de pulmón humano y células de corazón humano.

Utilizando la espectrometría de masas de purificación de afinidad, los investigadores descubrieron 332 interacciones entre proteínas humanas y SARS-CoV-2 de alta confianza. Además, a partir estas interacciones identificaron 66 proteínas humanas farmacológicas o factores del huésped a los que se dirigían 69 fármacos aprobados por la Administración de Alimentos y Fármacos de los Estados Unidos, fármacos en ensayos clínicos y/o compuestos preclínicos.

Actualmente, los investigadores están evaluando la eficacia de estos fármacos en ensayos de infección por SARS-CoV-2 en vivo. Además, el uso de medicamentos ya aprobados podría acelerar el proceso de hacer llegar los tratamientos a los pacientes.

Biblioteca de drogas aprobadas

Los investigadores indican que la identificación de los factores de dependencia del huésped que median en la infección del virus puede proporcionar información clave sobre los objetivos moleculares eficaces para desarrollar terapias antivirales de amplia acción contra el SARS-CoV-2, e incluso otras cepas de coronavirus.

Los hallazgos proporcionan objetivos potenciales de medicamentos para el tratamiento efectivo de COVID-19.

En referencia a los hallazgos, el investigador Kevan Shokat, farmacólogo molecular de la Universidad de California en San Francisco y parte del equipo que realizó el estudio, explicó:

“Si la proteína viral está secuestrando las proteínas del huésped, y un fármaco inhibe esa proteína, entonces se le estará negando al virus la capacidad de secuestrar esa proteína del huésped, y con ello la posibilidad de replicarse”.

En el Instituto Gladstone, otros grupos de investigación probarán ahora los efectos del virus y los candidatos a fármacos en organoides de pulmón humano y células de corazón humano.

El equipo reconfigurará un ensayo de VIH/fusión para estudiar la entrada de COVID-19 en las células humanas mediada por la proteína Spike del SARS-CoV-2. Usando esto, los investigadores examinarán una biblioteca de drogas aprobadas por la FDA para investigar los tratamientos más prometedores.

Referencia: A SARS-CoV-2-Human Protein-Protein Interaction Map Reveals Drug Targets and Potential Drug-Repurposing. BioRxiv, 2020. https://doi.org/10.1101/2020.03.22.002386