La llegada del COVID-19 ha cambiado drásticamente la forma en que estamos acostumbrados a vivir. Con las medidas de distanciamiento social, muchos han dejado de ir al trabajo y se quedan en casa, y aunque el impacto no es tan grave para algunos acostumbrados a estar solos o que se llevan bien con quienes viven, muchos podrían ver sus niveles de estrés y ansiedad elevados por pasar mucho tiempo encerrados.

Por supuesto, este es un tema que ya hemos abordado. Pero en esta oportunidad nos enfocaremos específicamente en las parejas que viven juntas que, a pesar de ello, pueden experimentar diferencias importantes en su temperamento y estrategias de afrontamiento ante la “nueva normalidad”.

Disputas comunes entre las parejas durante el confinamiento

Varios terapeutas, abogados, e incluso las mismas parejas de diferentes estratos de la sociedad han expresado las dificultades que conlleva el confinamiento en casa, sobre todo si hay niños dentro de ella.

Los ejemplos son bastante diversos. Tal es el caso de un esposo de 60 y tantos años trabaja en la industria alimentaria, que aún a estas alturas, insiste en ir a trabajar todos los días para mantener su negocio a flote. Por supuesto, los alimentos siguen siendo necesarios en medio de esta situación, pero su esposa es consciente de que él se encuentra en el grupo de alto riesgo y preferiría que se quedara en casa.

Otra pareja puede tener disputas a la hora de las compras: la mujer, por su tendencia previsiva, llena el carrito del supermercado argumentando que necesitan estar preparados. Mientras que su esposo la acusa de acaparadora.

Pero muy probablemente la situación sea más difícil para una pareja en medio de una separación, sobre todo si tienen hijos en común. En un afán por quedar como el “padre complaciente y divertido”, una de las partes les permitirá a los niños salir a jugar y verse con otros niños, mientras el otro se opone con amargura.

Catherine Lewis, terapeuta y miembro de la facultad en el Instituto Ackerman para la Familia en Nueva York, no se equivoca al afirmar que en este momento “cada decisión doméstica parece tener un riesgo increíblemente alto”. Y aunque muchos no lo noten aún, es más evidente cuán conectados estamos y cuántos nos pueden afectar las acciones de otros y viceversa.

“Esta pandemia nos está haciendo pensar a todos en nuestras relaciones, porque realmente no se puede hacer una cosa sin que afecte a otra persona. Es un ejemplo tan poderoso de lo interconectados que estamos todos”.

Violencia doméstica durante la pandemia

Una de las grandes preocupaciones de Lewis la constituyen los casos de violencia doméstica, ya que la parte afectada quizás tenía un momento de respiro cuando la agresora estaba fuera de casa. Pero bajo esta situación, es probable que las agresiones se intensifiquen.

“Me preocupan las parejas donde hay una agresión intensa”, dice ella, anticipándose a una probable escalada peligrosa en estos casos, una opinión confirmada por Jennifer Kouzi, abogada de divorcios y mediadora, quien ha declarado sin rodeos: “Estamos viendo mucho más mal comportamiento”.

Y aunque no haya habido violencia antes, el alcohol, que es un mecanismo de afrontamiento común entre los humanos, puede estimular malos comportamientos o hacer las cosas más difíciles en casa.

Divorcios en espera y peleas por la custodia de los niños

Par, Disputa, Jóvenes, Esposas, Enlazado, Conflicto
Con las medidas de distanciamiento social, los tribunales han cerrado y los procesos de divorcio pendientes han quedado en espera.

Kouzi ha recibido llamadas de clientes que ya no estaban bien con sus matrimonios, o que incluso se encontraban en proceso de separación justo en el momento en que se empezaron a tomar acciones de distanciamiento social. La desesperación los ha inundado, y con los tribunales cerrados es probable que el proceso legal de separación tome mucho más tiempo.

De igual forma, el tema de la custodia de los hijos es bastante delicado. En estos casos, bajo condiciones normales, suele haber disputas porque a uno de los padres no le gusta la educación o los hábitos que incentiva en sus hijos. Pero Kouzi ha citado el ejemplo de un padre que se ha negado a entregar a un niño al otro incumpliendo el acuerdo de custodia establecido alegando que la crisis por el COVID-19 se lo impide, como una forma de precaución.

Algunas parejas han logrado unirse y comunicarse mejor

orange and black headphones on table
Algunas parejas que han quedado juntas en casa durante el distanciamiento social se las han arreglado para trabajar bajo el mismo techo y evitar las disputas.

Sin embargo, no todo es sombrío. La abogada asegura que algunos padres han logrado ponerse de acuerdo y “se han preparado para la ocasión y se están comunicando mejor de lo normal, reorganizando los horarios y aumentando el acceso a FaceTime y haciendo lo que tiene sentido”.

De hecho, algunas madres que se quedan en casa normalmente dicen que sus esposos están reconociendo cuán agotador es el trabajo doméstico. Sin embargo, otras amas de casa indican que su trabajo doméstico ha aumentado con su esposo en casa.

Unión, empatía y solidaridad durante la pandemia

grayscale man and woman sitting on couch carrying baby
La presencia de niños en casa normalmente agrega tensión entre las parejas, pero el aporte de cada parte puede ayudar a sobrellevar el estrés.

Y con la exposición de estos casos nos quedamos cortos. Pero en vista de las dificultades actuales, Kouzi recomienda a sus clientes que usen el tiempo de manera productiva y que consideren la mediación para sobrellevar esta etapa.

Por su parte, Lewis, advierte que aún es muy pronto, pero que espera que las parejas a las que da terapia encuentren una forma positiva de lidiar con la ansiedad y la incertidumbre. Sus esperanzas no son infundadas, pues ha notado que algunas parejas “tienen una gran capacidad de resistencia” y encuentran una manera se pasar el día evitando disputas.

No se trata de algo imposible, pero ambas personas deben poner de su parte. Recordemos que la situación actual del mundo amerita unión, empatía y solidaridad, y esto no se limita únicamente a evitar el contagio de otros. Es algo que debe empezar en los niveles más internos de nuestra vida.

Referencia:

Couples in quarantine: Stress, anxiety, fear of the unknown. https://medicalxpress.com/news/2020-03-couples-quarantine-stress-anxiety-unknown.html