El coronavirus se ha expandido por el globo con extrema rapidez. Cada país que lo ha visto llegar a su territorio ha sido afectado en distintos niveles de gravedad. Asimismo, cada uno también ha desplegado su propio set de medidas –algunas más grandes que otras– para hacerle frente a esta nueva amenaza.

Como es de esperarse, existen algunos que han sido más exitosos que otros en sus esfuerzos. Algunas historias de claro éxito han sido las de China y Corea del Sur, la primera por haber logrado sobreponerse a una situación extrema y establecer el orden de nuevo, y la segunda por manejar con extrema precaución todos los eventos de forma que, con un esfuerzo diario y continuo, se pudiera aplacar el avance del virus y disminuir su contagio.

Trump acusa a la OMS de encubrir la gravedad del coronavirus y suspende financiación

Sin embargo, ambos países tuvieron que pasar por un momento de crisis antes de tomar acciones radicales contra el coronavirus. Ahora, nos tomaremos al tiempo para recordar a una nación menos mencionada, pero que también ha realizado una memorable campaña contra el coronavirus, Singapur.

En enero, ya este país estaba presentando sus primeros casos debido a la visita de un grupo de turistas chinos que contagiaron a los dueños de una popular tienda local. Desde allí, los contagios comenzaron a extenderse entre los propios ciudadanos. Pero, antes de que las cosas se salieran de control, el gobierno implantó sus propias medidas de regulación.

La vigilancia de contactos llevada a otro nivel

Como bien lo sabemos, en las etapas más tempranas de una epidemia el hacer rastreo de contactos para crear la cadena de contagio es extremadamente útil. Si esto se realiza con la rapidez necesaria, incluso podría convertirse en una herramienta perfecta para evitar que el virus continúe avanzando.

Países como Corea del Sur implementaron medidas de seguimiento, sumadas con aislamiento social, cuarentena y pruebas periódicas de coronavirus para hacer seguimiento a los posibles contagios. Con ello, se han visto altamente exitosos. Por su parte, en China optado por la cuarentena total inmediatamente, debido al alto número de contagiados con los que contaban.

Ahora, Singapur, como dijimos, no llegó a tener crisis de contagios, por lo que se mantuvo en el primer paso, el rastreo de contactos. Sin embargo, lo llevó a cabo a un nivel mucho más detallado que el que cualquier otro país del mundo ha conseguido.

Hicieron entrevistas detalladas con cada contagiado

Cada contagiado es interrogado por el Ministerio de Sanidad, quien, a su vez comparte información diariamente con la policía del país. Durante este interrogatorio, el paciente debe dar detalles de sus movimientos en los últimos 7 días, los contactos que ha tenido con personas durante periodos mayores a 30 minutos, sus nombres y, si es posible, sus contactos.

De las entrevistas, los funcionarios del gobierno obtienen la información necesaria para comenzar a analizar los registros de cámaras de seguridad, tiendas y apps con registro de ubicación que les hagan dar con las personas que estuvieron en contacto con el paciente.

¿Cómo puedes manejar el estrés y mantenerte positivo durante la pandemia?

A veces en persona y otras con una llamada telefónica, los funcionarios del gobierno le hicieron saber a cada individuo que, por la posibilidad de haberse contagiado, debía permanecer en casa por catorce días sin interactuar con nadie como mecanismo de prevención.

Una directriz específica

En otros países el aislamiento generalizado ha sido la opción. En Singapur, debido a su sofisticado sistema de rastreo, se han encargado de solo mantener en cuarentena los casos verdaderamente posibles.

Asimismo, la directriz ha sido clara. Cada individuo al que se le solicita la cuarentena debe firmar un documento legal en el que reconoce lo que se le pide y acepta pasar el tiempo de aislamiento. Igual que en otras zonas como Hong Kong, el burlar dicho compromiso podría implicar 6 meses de cárcel, una multa de casi 7.000 dólares o, incluso, ambos.

Un sistema de salud que no está desbordado

Debido a lo anterior, han podido mantener bajo en número de contagios, que hoy, a tres meses del inicio del contagio, no llega a los 800 casos. Asimismo, hasta la semana pasada, no contaban con ningún fallecido. Hoy, esta cifra solo registra dos decesos.

Gracias al sistema aplicado, las personas en aislamiento, de presentar síntomas, eran rápidamente transmitidas a las facilidades del hospital. Asimismo, las que no lo presentaran, luego de los 14 días podrían regresar a sus actividades diarias.

¿Por qué los contagios y muertes en Ecuador por el coronavirus son tan altos?

Con ello, los casos han podido determinarse a tiempo, lo que implica que llegan antes para recibir apoyo médico. A su vez, esto permite que la recuperación sea más rápida y que no se presenten demasiados casos graves al mismo tiempo. Lo que, además, ayuda a que los hospitales no se llenen de pacientes por atender y se excedan sus capacidades a tal punto que colapsen, tal como ha pasado en otros puntos del globo, como Italia.

No cualquiera podría hacer lo que ha hecho Singapur

Singapur ha logrado poner en marcha este particular método de contención debido a muchas características sociales y culturales. Por ejemplo, se sabe que el país tiene una tasa de criminalidad muy baja.

Debido a esto, los funcionarios de diferentes sectores de la policía podrían prestarse para trabajos de investigación y para colaborar en el rastreo de contactos. Al parecer, por día entre 40 y 60 funcionarios se dedican solo a esta labor. Asimismo, si la afluencia de información es excesiva, la cifra puede aumentar hasta los 100 trabajadores.

Además de esto, nos encontramos en un país que está culturalmente adaptado al alto nivel de control y vigilancia que tiene el gobierno. Debido a ello, no les resulta extraño acatar las órdenes de funcionarios que los llamen por teléfono o los contacten en sus casas.

Remdesivir ayuda a quienes tienen coronavirus a recuperarse más rápido

Sumado a ello, la población está acostumbrada a seguir las normas ya que, como vemos con las penalizaciones por incumplir la cuarentena, el no hacerlo tiene claras consecuencias en sus vidas. Cada detalle, desde dar la información verídica a los investigadores, hasta respetar sus directivas está regulado por la ley y las infracciones están debidamente penalizadas.

Un ejemplo de ello es la Acta de Enfermedades Infeccionas de Singapur que hace ilegal que los ciudadanos no cooperen con un oficial que busca recopilar información.

Por lo que, en circunstancias como estas no hay margen de error. Básicamente, hay un protocolo preexistente y todo lo que deben hacer tanto los ciudadanos como el gobierno es seguirlo.

Un método “casi perfecto”

Las acciones de Singapur han sido altamente elogiadas en el mundo. Por ejemplo, en la Universidad de Harvard, en Estados Unidos, los epidemiólogos felicitaron al país y clasificaron su sistema de rastreo de contagios como el “modelo de referencia de detección casi perfecto”.

Por si fuera poco, la propia Organización Mundial de la Salud se dirigió a la nación para felicitarla por su rápida respuesta. En un país en el que hay 8.000 habitantes por kilómetro cuadrado, esperar a que el contagio inicie no era la opción, el gobierno de Singapur lo sabía y por ello comenzó a tomar medidas preventivas desde antes de que se presentara la crisis.

¿En qué se diferencia la pandemia de H1N1 de la del coronavirus?

Sin embargo, a pesar de su alta efectividad, este sistema no ha logrado que los contagios se detengan por completo. Para la fecha, nuevos casos aún se presentan en algunas regiones del país y, a medida que la cadena se alarga, las labores de investigación y seguimiento comienzan a perder sentido, ya que se vuelve necesario tomar medidas más radicales.

Igual hay que estar alerta

Hasta la fecha, Singapur no ha detenido sus actividades como sí lo han tenido que hacer muchos otros países en el mundo. Por ello, para este momento, su economía no se ha visto tan golpeada como la de otras latitudes.

La mayoría de los nuevos casos detectados, de todos modos, tienen su origen en visitas de extranjeros. Debido a lo cual, el país ha comenzado a imponer medidas de restricción y controles a los viajeros que ingresan a sus fronteras.

Festival de Cannes sigue en pie a pesar de las cancelaciones por el coronavirus

Aun ahora, el gobierno de Singapur se mantiene fiel a su enfoque de rastreo de contactos. Si la situación dentro de sus fronteras se agrava, tal vez tengan que cambiar de estrategia. Sin embargo, por ahora, parece que su intención es mantenerla. Y, en realidad, nadie puede negar que esta verdaderamente funciona.

Más en TekCrispy