La propagación del nuevo coronavirus, SARS-CoV-2, por casi todo el mundo, ha llevado al borde del colapso a muchos sistemas sanitarios. Se trata de un agente sumamente contagioso que requiere el aislamiento de los pacientes, y en casos más graves, suministrarles apoyo respiratorio.

Los ventiladores mecánicos permiten bombear aire a los pulmones de los pacientes son síntomas más intensos como la dificultad o incapacidad de respirar por sí mismos, a través de un tubo que se inserta en sus tráqueas.

Con el aumento de los casos de contagio, el número de pacientes hospitalizados que necesitan asistencia respiratoria se ha disparado, y con ello la oferta de ventiladores mecánicos se ha hecho insuficiente.

Es poco probable que el coronavirus se propague a través de las lágrimas

“Con la alta proporción de personas que están teniendo la enfermedad para comenzar, y sabemos que una fracción sustancial de ellas desarrollará una enfermedad crítica que necesita un ventilador mecánico, esa es la razón por la que estamos en una vulnerabilidad para quedarnos sin ventiladores como recurso crítico “, dijo el Dr. Benjamin Singer, profesor asistente de medicina en cuidados pulmonares y críticos en la Facultad de medicina Feinberg de la Universidad Northwestern.

¿Qué son los ventiladores mecánicos?

Los ventiladores mecánicos son máquinas hospitalarias que cumplen dos funciones críticas cuando un paciente está demasiado débil o enfermo como para mover aire con dentro y fuera de sus pulmones: proporcionarle oxígeno al torrente sanguíneo del paciente y eliminar el dióxido de carbono.

Se trata de un dispositivo eficaz que, a través de diferentes tipos de configuraciones, se sincroniza con la forma en que respira cada paciente, y lo ayuda con “presión adicional, volumen adicional y flujo adicional”, como indican el Dr. Singer.

¿Qué pacientes necesitan los ventiladores mecánicos?

Como muchos saben, el COVID-19 es una enfermedad que afecta principalmente el sistema respiratorio humano. A pesar de que 80 por ciento de los casos no desarrollan síntomas graves, otros con enfermedades preexistentes o con edades avanzadas probablemente necesiten apoyo para respirar.

Los médicos toman la decisión de enganchar a un paciente cuando es evidente que sus pulmones se encuentran demasiado inflamados o lesionados para llevar a cabo sus funciones por sí mismos. Por supuesto, esto después de haber probado con procedimientos menos invasivos como una máscara de oxígeno colocada sobre la nariz y la boca de una persona.

Por tanto, no debe sorprender que los pacientes escogidos para ser conectados a ventiladores mecánicos suelen ser aquellos que se encuentran en estado más crítico en el hospital, y esta decisión constituye el último recurso para salvarles la vida.

Los ventiladores no garantizan la supervivencia

Sin embargo, conectarlos al ventilador mecánico no es garantía de vida. Los pacientes no siempre se recuperan, e inclusive existe riesgo de que adquieran un caso de neumonía que no tenían antes de haber sido conectados, según explica el Dr. Albert Rizzo, director médico de la American Lung Association.

“Esta es una enfermedad de la que las personas mueren debido a enfermedades respiratorias. No mueren porque su corazón falla. No mueren de shock. Se están muriendo porque simplemente no pueden llevar oxígeno al torrente sanguíneo, y eso también hace que otros órganos fallen”.

Y es que a pesar de que este último recurso puede ser eficaz, depende de que se coloque en una configuración correcta; de lo contrario, las lesiones pulmonares del paciente pueden exacerbarse y empeorar el cuadro.

Y aunque necesario, el procedimiento no es nada agradable. El tubo en la tráquea les impide hablar, por lo que los médicos y enfermeras se comunican con lápiz y papel e imágenes en computadora. Además, suelen experimentar dolor, y en algunos casos, es necesario sedarlos, aunque los especialistas lo evitan para que los pacientes estén al tanto de lo que acontece.

“El nivel de necesidad de sedación es variable de persona a persona. Todo lo demás es igual, queremos que los pacientes, mientras están en un respirador mecánico, particularmente después de la colocación inicial del tubo de respiración, estén lo más despiertos posible”, dijo Singer.

Los ventiladores mecánicos pueden exponer al personal de salud al coronavirus

Es necesario resaltar que existen otras condiciones bajo las cuales será necesario conectar a los pacientes a un respirador mecánico. El COVID-19 es solo una de ellas, pero dada su naturaleza altamente infecciosa, el procedimiento también pone en peligro a los proveedores de atención médica encargados.

La intubación de los pacientes puede exponer a los trabajadores de la salud al coronavirus ya que ciertas gotas de fluidos pueden escapar de las vías respiratorias del paciente en el proceso. Estas gotas, aún siendo tan pequeñas, pueden ser inhaladas en ausencia del equipo de protección persona adecuado.

“Hay cosas en el hospital que generan aerosoles, partículas de gotitas muy, muy finas que aún pueden transportar el virus, pueden permanecer en el aire por mucho más tiempo que la gotita, y creemos que representa un riesgo mucho mayor”, explicó Singer.

Dicho esto, es más fácil entender por qué las preocupaciones de las autoridades de sanidad de todo el mundo respecto al escenario que se avecina de no tomar medidas de prevención eficaces. Pese a que muchos no experimentan la enfermedad en su forma grave, si una gran cantidad de personas vulnerables se enferma, los hospitales necesitarán más ventiladores mecánicos para ayudarlos a sobrevivir, y pocos son los que cumplirían con dicho abastecimiento.

Referencia:

What is a ventilator? The ‘critical resource’ that is in short supply. https://www.nbcnews.com/health/health-news/what-ventilator-critical-resource-currently-short-supply-n1168641

Más en TekCrispy