Muchas de las consecuencias que la pandemia del COVID-19 ha traído sobre el mundo han sido tan inesperadas como vastas. Infinidad de empresas se han visto afectadas por las mismas a medida que las economías se han ido deteniendo a causa del paso del coronavirus.

Una empresa que desde el inicio comenzó a sentir algunos de los coletazos de la enfermedad fue Apple. La compañía californiana incluso había diseñado planes alternos para mantener sus ventas y también  había tomado algunas medidas de precaución para evitar que la crisis del coronavirus interfiriera en su línea de producción.

Sin embargo, a medida que pasa el tiempo y nos acercamos al cierre del primer trimestre del año, este plan parece cada vez más complicado para Apple. Por ello, en estos momentos se encuentra en una seria discusión para determinar si debería retrasar el lanzamiento de su nuevo smartphone, el iPhone 12, para el año siguiente.

El iPhone 12 podría retrasarse hasta el 2021

Según lo comentado en el blog japonés, Nikkei, la empresa justo en estos momentos delibera los pros y los contras de retrasar tanto la producción como el lanzamiento del producto. Para este año, los mismos tenían la intención de adelantar en la carrera a competidores como Samsung y Huawei para convertirse en la primera compañía en traer al mercado un teléfono inteligente con soporte 5G completo.

No obstante, ahora puede que ello no sea posible. Por los momentos, no parece que la compañía haya tomado una decisión definitiva. Pero, algunas fuentes de los proveedores de Apple, han comentado que la empresa ya ha retrasado la orden de producción de componentes por lo menos un par de meses.

En una situación regular, la Apple estaría solicitando la entrega de la orden para finales de junio o inicios de julio. Ahora, parece que la nueva orden ha sido la de retrasar la producción hasta por lo menos las últimas semanas de agosto. Con ello, claramente toda la línea de producción tendría un retraso significativo y, con esto, también veríamos el retraso del lanzamiento del iPhone 12 –detalle que podría generar que la llegada del mismo se diera en el 2021.

Hospitales prueban tratamientos experimentales no aprobados contra el coronavirus

Lo que está en riesgo

Como ya lo mencionamos, para la Apple, el éxito del iPhone 12 es imperante, ya que se trataría del primer teléfono en la historia en ofrecer conectividad 5G en toda la norma. Por lo que, para la empresa es vital que el mismo tenga un cálido recibimiento de parte del público.

Ya que ello podría determinar el éxito o no de esta línea a largo plazo. En estos momentos, incluso si el itinerario se pudiera cumplir a cabalidad, existe el latente riesgo de que las ventas del iPhone 12 no sean ni cercanas a lo que espera la compañía.

Tanto Estados Unidos como Europa son las dos áreas que constituyen más del 50% de las ventas anuales de la empresa y, justo ahora, estas son las zonas que se encuentran más fuertemente afectadas por el coronavirus. Como consecuencia, el miedo al contagio y la incertidumbre con respecto a la duración de la emergencia, podrían hacer que el público no esté tan interesado en comprar el nuevo iPhone, un hecho que sería terrible para los planes de la empresa.

No es solo un problema de producción

Con ello, pareciera entonces que la opción más obvia es retrasar la producción para esperar vientos más favorables. Sin embargo, esta decisión también podría acarrear consecuencias.

Por lo general, las ventas del iPhone y otros equipos en septiembre permiten que la empresa inicie el siguiente año con fuerza. Ahora, por cómo van las cosas, tal parece que este no sería el caso.

Asimismo, la empresa como tal no sería la única afectada. La producción anual de estos equipos se trata de un esfuerzo internacional que involucra la participación de las industrias de muchos países. Por lo que, el frenarla o retrasarla también será un golpe duro para la economía de los mismos.

La situación podría hacerse incluso más grave si otras empresas reconocidas también decidieran retrasar sus entregas. Ya que ello implicaría un debilitamiento generalizado del motor económico de variadas naciones, lo que haría que iniciáramos el 2021 en medio de un claro estancamiento económico.

Más en TekCrispy